jueves 01 de diciembre de 2022
Lluvia ligera 19.2ºc | Buenos Aires
18/10/2022

¿Qué significó el 17 de octubre de este año para el peronismo? por María Belén Aramburu

¿Cuál fue el rol del presidente Alberto Fernández? ¿Los tres escenarios geográficos dejan expuesta la interna del Frente de Todos?

¿Qué significó el 17 de octubre de este año para el peronismo? por María Belén Aramburu

Seguramente este último 17 de octubre merezca un análisis diferente que no se le escapa a ningún peronista que se precie de tal. Uno es el de la convocatoria, que no se lució por contar con el número de personas esperadas habitualmente, y otro el que, con la proximidad de las elecciones del próximo año, requiere de un acercamiento más estrecho y profundo para centrar la mirada en las eventuales proyecciones.

Recordemos que en las últimas elecciones presidenciales, el peronismo debió unirse, y así lo hizo, salvo algunas pocas y contadas excepciones, para lo que después se constituyó en el frente gobernante, unión que le sirvió para cumplir su propósito de futura gestión. Con el desgaste de la misma, sobrevinieron las diferencias que colocaron a unos y a otros en bandos enfrentados dentro del Frente de Todos. La unidad se convirtió en división, y cada sector lo demostró este año en un día emblemático para el movimiento justicialista, más desbordante en sus pretensiones de origen que el partido en sí, teniendo, cada uno, un escenario que se atribuyó como propio, y desde el cual se proclamaron las consignas que también sonaron como propias, entre palabras exclamadas al aire y entrecruzadas entre sí.

¿Cuál fue el rol del presidente Alberto Fernández este 17 de octubre? Ninguno para destacar vinculado con esta fecha del Día de la Lealtad. Siendo el presidente del Partido Justicialista, no tuvo ninguna participación en ninguno de los actos de los distintos sectores del Frente de Todos, atendiendo a las diferencias imperantes. De haberla tenido, debería haber sido especial, por ser cabeza del partido gobernante, y el primer mandatario nacional. Su voz fue escuchada sin embargo, en la inauguración de un tramo de la autopista Ezeiza-Cañuelas, junto con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y los ministros de Economía, Sergio Massa, y el del área correspondiente a nivel nacional, Gabriel Katopodis.

Veamos cuáles fueron los tres escenarios. El que eligió Máximo Kirchner fue la Plaza de Mayo, plagada de simbolismo, y sin tanto público. Lo acompañaron, entre otros, el gobernador Axel Kicillof, quien sueña con la reelección y es medido por encuestadores que lo enfrentan a distintas variables de quienes podrían ser precandidatos de la oposición, como Diego Santilli, quien en los sondeos, obtiene un porcentaje bastante similar al del primer mandatario bonaerense. Es momento para aprovechar toda aparición pública del que se pueda sacar un rédito y de la que su visibilidad pueda atraer un mayor caudal de votantes. Y, considerando este distrito como un valioso bastión para las elecciones de 2023, el kirchnerismo, en su alineamiento con Cristina Fernández, buscó mostrarse sólido para dar futuras batallas, al menos en esta provincia, con el potencial fantasma, en cabeza de algunos, de lo que podría pasar de no haber un desdoblamiento en las elecciones del año que viene. Por ahora, el gobernador, con la mira puesta en el próximo año, tuvo un reciente acuerdo paritario con los estatales, judiciales, docentes y personal de salud, que llegó a un piso del 90%.

La presencia de Axel Kicillof en el escenario, estuvo acompañada por otras. Allí fueron vistos, saludando al público militante presente, a Andrés “El Cuervo” Larroque, uno de los ministros de la administración del gobernador provincial, a Roberto Baradel, secretario general de SUTEBA, a Hugo Yasky de la CTA, a Hugo Godoy, titular de ATE, a Claudio Lozano, economista, ex director del Banco Nación, intendentes del conurbano, e incluso a Pablo Moyano y Sergio Palazzo de La Bancaria, todos ellos abroquelados detrás del mensaje de Máximo Kirchner, dirigido al núcleo duro del kirchnerismo, aquel que, al menos, se pretende conservar para las próximas elecciones. Por eso, su discurso apuntó a que este electorado escuchara lo que quería escuchar. Además de afirmar que “el desafío por delante no es ver quién tiene lugar en las listas”, brindando una respuesta a los reclamos de los sindicalistas de la CGT, Máximo Kirchner acusó al gobierno de Alberto Fernández de “una “traición a los trabajadores”, planteando, de este modo, un aumento de suma fija. A su vez remarcó una falta de solución a la deuda con el Fondo Monetario Internacional, cuestión que lo llevó a la renuncia de la presidencia de su bloque en la Cámara de Diputados, entre otros puntos señalados durante su discurso, en referencia al rumbo económico, que apuntaron a “las cerealeras” a las que “hubo que hacerles un descuento especial cuando tenían que liquidar los granos”.

El acto de la CGT en el estadio de Obras Sanitarias, contó con Héctor Daer, Carlos Acuña, Gerardo Martínez y José Luis Lingeri, Armando Cavalieri, y Andrés Rodríguez, que dieron el presente. Así es como también se advirtió la desunión entre los sindicalistas, ya que algunos estuvieron en Obras, y otros en Plaza de Mayo junto al titular de La Cámpora. A sabiendas de que “se perdió toda la confianza, es necesario revalidar esa confianza en las urnas y que surja un líder”, fueron palabras del líder del Sindicato de Empleados de Comercio. Rodríguez que fue por más, dejando bien en claro que “ambicionamos estar en la mesa de decisiones...”, “...está claro, queremos cargos”, advirtiendo que “no a dedo” pero sí de manera organizada. Daer fue por las paritarias, reivindicando “la negociación colectiva” y por “un gobierno con los trabajadores adentro”. Fue tan claro todo que Máximo Kirchner salió a contestarles desde otro palco.

Un tercer escenario estuvo situado en el estadio  de Laferrere. En La Matanza, donde se lo vio a Emilio Pérsico, quien lidera los destinos del Movimiento Evita, integra la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, y es secretario de Economía Social, estuvieron Daniel Menéndez, líder de Somos Barrios de Pie, también funcionario del Ministerio de Desarrollo Social, Juan Carlos Alderete, titular de la Corriente Clasista y Combativa, siendo en total 17 oradores. Hasta el empresario Alberto Samid fue visto entre los que se hicieron presentes en este acto. Todos ellos comandan las organizaciones sociales, que, de a poco, se han ido diferenciando del frente gobernante y del kirchnerismo en líneas generales, para reclamar con fuerza en las calles. Uno de los puntos más fuertes, además de sus reivindicaciones, fue la advertencia de un “tiempo de descuento” para el Frente de Todos. El otro punto fuerte pasó por la postulación pública a la intendencia de La Matanza, de Patricia “Colo” Cubría, mujer de Emilio Pérsico, quien cerró este acto, desafiando a Fernando Espinoza.

Los tres escenarios geográficos, con sus respectivos palcos y oradores, dejan expuesta, claramente, la interna del Frente de Todos. En vistas a las próximas elecciones, también se observa, por un lado, la afluencia de militantes, menor a la esperable, y la proyección que de ella puede calcularse en términos de votantes propios y probables. La ausencia de Alberto Fernández en los tres, refiere a un permanente cuestionamiento del kirchnerismo liderado por la vicepresidenta Cristina Kirchner al presidente, y de La Cámpora, reflejado en las palabras de Máximo Kirchner. Se advirtió, a su vez, una diferenciación que quedó establecida por la dirección que tuvieron los actos protagonizados por sindicalistas de la CGT, alejados del kirchnerismo por un lado, de los que acompañaron a Máximo Kirchner por el otro. Los dirigentes de las organizaciones sociales mostraron una nueva vertiente que, hace tiempo se viene desarrollando, a raíz de la distancia planteada con el kirchnerismo y el gobierno nacional.

Lejos de la unidad pretendida, este 17 de octubre puso a varios sectores del peronismo, enfrentados a través de sus respectivos posicionamientos en el panorama político nacional y distrital, con reclamos surgidos de los intereses que los representan, cara a cara dentro del movimiento que integran... o integraban...

Mariá Belén Aramburu

Te puede interesar
Últimas noticias