domingo 26 de mayo de 2024
Nubes 10.2ºc | Buenos Aires
08/04/2024

¿Por qué La Libertad Avanza para sentar sus bases en todo el país?

¿Se puede gobernar solo? ¿Puede un partido político por sí mismo gobernar, sin necesidad de alianzas con otros espacios? ¿Qué debe hacer y cómo?

¿Por qué La Libertad Avanza para sentar sus bases en todo el país?

La Libertad Avanza, como partido, no es nuevo, es muy pero muy nuevo. Y su líder, el presidente Javier Milei, es tan nuevo en la política como lo es su partido. Siendo así, y habiendo tomado por sorpresa su triunfo a propios y ajenos, cuando se presentó como candidato, se encontró con un gran porcentaje de adhesión de votantes a su figura, incluso en distritos peronistas y totalmente adversos, pero sin tener un solo gobernador propio que hubiese ganado las elecciones, en los casos en que se hubiesen presentado, ya que muchas veces no contaba con un partidario para competir, y con muy pocos legisladores en el Congreso. Su situación sigue siendo igual. Entonces para cambiarla hay que hacer algo diferente a lo que se estaba haciendo hasta el momento. Y LLA lo sabe. Entonces, ¿qué debe hacer y cómo?

¿Qué llevó a La Libertad Avanza a comenzar a sentar sus bases en todos los distritos del país, uno por uno? Uno por uno, como la búsqueda de votos a favor del proyecto de Ley Bases. Gobernador por gobernador. Legislador por legislador. El Ministro del Interior, Guillermo Francos y el Jefe de Gabinete, Nicolás Posse para los primeros. Y Victoria Villarruel, en su rol de vicepresidenta de la Nación y, como tal, titular del Senado, y Martín Menem, como presidente de la Cámara de Diputados, para los legisladores. Se suman las apariciones públicas de otros ministros, cuando es necesario, lo cual hizo muy visible en estos últimos días al Ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, no solo para explicar el contenido de la Ley Bases y sus continuas modificaciones tras lograrse algún que otro acuerdo, sino también para desarrollar el propósito, la marcha y los objetivos del programa económico gubernamental en curso.

Desde ya, el primer mandatario nacional, Javier Milei, aprovecha toda aparición pública que considere conveniente, para continuar, principalmente, manteniendo la chispa encendida el año pasado mediante elecciones que lo colocaron en su cargo actual, que es la que le brinda el sostén de la legitimidad ciudadana que tolera el ajuste. La principal y esperada exposición es la del presidente Milei, quien, como economista, y despuntando el vicio, explica una y otra vez en qué consiste el plan económico que está implementando. Es lo que más le agrada. Aunque venga de la mano de lo que le desagrada: el juego permanente de la rosca política, que necesita para juntar los votos que le otorguen la sanción del proyecto de Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, plataforma de lanzamiento de su programa de gobierno, aunque aclare mil veces que sin él también va a gobernar y que de hecho lo está haciendo.

¿Por qué ahora La Libertad Avanza busca sentar sus bases en todo el país comenzando con el distrito de la Ciudad de Buenos Aires? Empezar por la ciudad capital de la Argentina es lo más obvio, pese a la especulación de algunos de que se trata del territorio natural del ex presidente Mauricio Macri, que lo llevó a la presidencia luego de haber sido Jefe de Gobierno dos veces consecutivas, lo cual es cierto, pero convengamos que es una manera inteligente de tener repercusión a través de un acto como el que se llevó a cabo en el barrio de Palermo. De este modo quedó oficializado el partido, con la correspondiente réplica que tendrá en los otros distritos del país, siendo el de mayor peso específico, el de la provincia de Buenos Aires. Ahora es cuando el partido goza de popularidad y es bienvenido por la mayoría de los votantes, tal como ocurrió en octubre del año pasado. Aprovechar la gran ola a favor, teñida de optimismo de alcanzar un futuro mejor, sobrellevando un fuerte ajuste, calificado por el propio Milei como “el más grande de la historia” es discernir este presente como un momento oportuno, que se superpone con el trabajo del Poder Legislativo para que prospere la Ley Bases y con próximas elecciones legislativas.

¿Quién se está ocupando del armado de LLA a nivel nacional? La hermana del presidente Javier Milei, Karina, quien es una de las gestoras del partido, junto con unos pocos, que hasta hacen sobrar los dedos de una mano para contabilizarlos, y constituyen el entorno más próximo y cerrado del primer mandatario. Si bien tiene un cargo, el de Secretaria General de la Nación, goza de un despacho al lado del presidencial en Casa de Gobierno, y nada se escapa a su consideración y arbitrio. Tiene muchísimo poder, y pretende liderar el partido, lo cual sería el resultado natural y obvio de su consecuente trabajo desde el inicio de los tiempos de La Libertad Avanza. La idea de darle al partido una impronta propia y característica en cada distrito conllevaría a la organización del entramado político para las próximas elecciones legislativas.

Aquí llegamos a uno de los puntos más importantes, pergeñado por el círculo íntimo de Javier y Karina Milei: por un lado, la sanción de la Ley Bases y la aprobación parlamentaria del DNU y, por el otro, las elecciones legislativas de 2025 que se avecinan. La obligatoriedad permanente de la construcción de alianzas, algunas más firmes que otras, y hasta incluso una vez logradas verlas tambalear, enfrentando el peso propio de una oposición que rechaza de plano el proyecto de ley del Ejecutivo y su DNU, pero con el que además resulta muy difícil negociar, no solo por la polaridad ideológica en la que se encuentra, sino también y sobre todo, porque no tiene un líder o, al menos un jefe visible con quien tratar y/o lidiar, deviene en la necesidad de fortalecer la actual estructura partidaria y de ampliar su espectro, tornándola representativa en todos los distritos del país que, por otra parte y principalmente, han optado por Javier Milei como presidente.

Su antecedente de construcción partidaria y crecimiento a nivel nacional más inmediato es el PRO, atendiendo a una mirada cercana a su impronta ideológica, pero con la salvedad, de que este partido fue progresando desde su inicio con el poder basado en el distrito de la Ciudad de Buenos Aires, para ser llevado a la presidencia de la Nación, personificado en Mauricio Macri, quien se manejó, desde el principio, con alianzas, que se fueron modificando y/o desintegrando con el tiempo, como la de 2003 integrándose en Frente Compromiso para el Cambio con los partidos Justicialista, Federal, Autonomista, Demócrata, Acción por la República y Demócrata Progresista, para sostener la candidatura de Macri para Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, cargo que quedó en manos de Aníbal Ibarra. Compromiso para el Cambio con Mauricio Macri como titular del Partido se alió con Ricardo López Murphy y, de su alianza, surgió Propuesta Republicana y nueve diputados nacionales, entre ellos Macri. En 2007 Mauricio Macri se convirtió en Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con Propuesta Republicana, el tiempo devino en un punto de inflexión con López Murphy, resultando reelecto en 2011 con lista propia del PRO. En 2015, el PRO junto con la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, conforma el frente denominado Cambiemos que lleva a Mauricio Macri a la presidencia de la Nación, el cual suma a sectores del Peronismo Federal encabezados por Miguel Ángel Pichetto y Adolfo Rodríguez Saá, en 2019, buscando la reelección de Macri, habiendo sido derrotado por Alberto Fernández, del Frente de Todos.

Como vemos, el ex presidente Mauricio Macri tuvo su propio recorrido para llegar a la presidencia de la Nación. Y las alianzas marcaron el rumbo. En el caso de Javier Milei, tan rápidamente como se incorporó a la política, tan rápidamente fue como llegó a la presidencia de la Nación. Su acuerdo explícito y público con el PRO y los votantes de este partido, principalmente inclinados por la candidatura de Patricia Bullrich, llevaron a su triunfo, agregando a los que no querían otro período de gobierno para Unión por la Patria. Con esto, lo que pretendo dejar en claro, es que Javier Milei llegó a la presidencia sin alianza alguna, aunque sí con un acuerdo con el PRO. Considera a este último como su aliado natural. El PRO no quiere quedar fusionado con La Libertad Avanza y viceversa. Javier Milei constantemente se refiere a la periodicidad con que intercambia ideas y opiniones con Mauricio Macri, aunque, como digan desde el PRO, poco caso le hace a sus comentarios y recomendaciones. Siendo que La Libertad Avanza pretende armarse con un sustento a nivel nacional, deberá tener, mientras su estructura se expanda y consolide, un diálogo aceitado con el partido más afín a sus intereses, ahora liderado por el ex presidente Mauricio Macri. ¿Seguirá siendo el presidente Javier Milei quien continúe dialogando con Macri? Seguirán dialogando mientras haya acuerdos en común. ¿Será Karina Milei, quien tal como se indica sería la presidenta de La Libertad Avanza, quien deberá dialogar con Mauricio Macri? También. Aunque la sintonía entre ellos no refleja la que se advierte con el presidente. Hay algunos chisporroteos que interfieren en la consecución del buen sonido.

Que el PRO sea considerado un aliado natural de LLA, no debe darse por sentado. De hecho el enorme esfuerzo que tuvo el Ejecutivo y su partido para lograr que prospere su proyecto de Ley Bases en la Cámara de Diputados, no tuvo éxito. Tampoco en el Senado el DNU. Las peleas con sus aliados considerados como naturales, tuvieron su pico más álgido con el gobernador chubutense, Ignacio “Nacho” Torres, con quien el disenso tuvo hasta repercusión mediática. Muchos otros aliados cuestionaron y siguen cuestionando varios puntos del proyecto, entre ellos el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, entre otros, en orden de poder mantener el voto de confianza de los votantes de su distrito. Hacemos Coalición Federal con Miguel Ángel Pichetto como cara más visible o Martín Llaryora y sus legisladores, también entran en planteos que no dan, tampoco, por sentado, una estrecha relación sin condiciones.

¿Cómo sentar las bases de LLA en los principales distritos para ampliar el partido estableciendo sus cimientos a nivel nacional, de cara a las próximas elecciones legislativas de 2025 y, en el corto plazo, el voto por el proyecto de ley del Ejecutivo en el Congreso? Karina Milei ha comenzado por el distrito de la Ciudad de Buenos Aires, donde cuenta con un aliado natural, quien por lo menos lo ha expresado y demostrado de ese modo, representado por el Jefe de Gobierno de la Ciudad. Pero este distrito, como mencioné anteriormente, tiene el peso de ser la Capital del país y sede administrativa, desde la cual, la rimbombancia buscada se amplifica. Buscará abrir filiales, repitiendo el esquema puesto en vigencia en el barrio porteño de Palermo, donde se afiliaron 3.500 personas, en el resto de las provincias, de modo de nacionalizar el partido, buscando consolidar un sello propio.

¿Se puede gobernar solo? ¿Puede un partido político por sí mismo gobernar, sin necesidad de alianzas con otros espacios? La historia más reciente prueba que, salvo excepciones, la pureza de los partidos sosteniendo un gobierno, pasaron al recuerdo. Las alianzas con partidos grandes y/o pequeños son necesarios tanto para llegar al poder como para mantenerlo, considerando que sus proyectos deben pasar por el tratamiento parlamentario que los convierta en leyes. En el caso de La Libertad Avanza, necesita constantemente de aliados por la escasa cantidad de representantes legislativos, pese al caudal electoral que llevó al triunfo al presidente Javier Milei. Y a sus aliados los necesita convencer punto por punto del proyecto insignia que envió al Congreso en febrero, y que hasta el momento no obtuvo sanción, y que pone en peligro al tan mentado Pacto de Mayo.

La estrategia es muy clara entonces. Karina Milei se erige en la armadora de La Libertad Avanza. ¿Qué busca? Consolidar el partido a nivel nacional. LLA no tiene ni un solo gobernador partidario y solo cuenta con muy pocos legisladores que lo acompañen. Si logra consolidarse en momentos en que goza de un alto porcentaje de respaldo de la ciudadanía, mientras realiza un fortísimo ajuste, cuestión que se traduce en confianza y credibilidad, éste es el momento para ir sembrando las semillas que se esperan cosechar en un futuro cercano para el que le queda apenas un poco más de un año. Más allá que logre fortalecerse en algunos distritos que le permitan agrandar su base y, con ella, el número de legisladores propios, ¿le alcanzará o deberá recurrir a aliados? Todo indica, hasta el momento, que deberá seguir necesitando de aliados, por más que quisiera, claro está a la vista, que su propio sello se consolidase de tal manera que pudiese sentarse con aliados dudosos y opositores en igualdad de condiciones en el Congreso, sin que el poder recaiga, como hasta ahora, solamente en el titular del Ejecutivo que, con nombre y apellido, Javier Milei, es el que lleva las riendas del programa de gobierno.

María Belén Aramburu

Te puede interesar
Últimas noticias