Editorial HI
18/06/2021

La exigencia de un plan económico visible y explícito, por María Belén Aramburu

El reclamo de un proyecto como base para seguir negociando con el Fondo.

La exigencia de un plan económico visible y explícito, por María Belén Aramburu
S

i analizamos los encuentros ya sea presenciales o virtuales de funcionarios gubernamentales argentinos con aquellos que manejan los hilos del Fondo Monetario Internacional, incluyendo la gira que realizó el presidente Alberto Fernández por Europa, habiéndose reunido con los primeros mandatarios de los países que toman decisiones en el seno del organismo financiero, advertimos una demanda de presentar un proyecto al menos inmediato y de mediano plazo, de un plan que presente un modelo económico sustentable que sea la base para una negociación con el Fondo para pagar el crédito stand by de US$ 44.000 millones. Convengamos que ese reclamo ha sido permanente desde el inicio del intento de la negociación.

La exigencia de un rumbo molesta a quien lo escuche por el solo hecho de considerar que el reclamo va de la mano de la inexistencia de lo que se solicita. De existir, no habría reclamo.

Pero hay otro punto a considerar. Cuando desde afuera se analiza con detenimiento el transcurrir de la economía argentina, algunos creen que hay un programa que se está llevando a cabo de hecho pero que no se ha explicitado salvo en que se aplica y, en su aplicación, se ve manifestado. Por ello reclaman saber si es parte de la aplicación de medidas económicas que se prolongarán en el tiempo durante el gobierno de Alberto Fernández. O hay algún otro a considerar.

¿Quiénes reclaman un programa económico y por qué?
En estos momentos los Estados Unidos. Con la presencia del Ministro de Economía, Martín Guzmán, y la del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, son los funcionarios del Departamento de Estado y colateralmente, el mundo financiero concentrado en Wall Street, el mundo de la banca internacional y del mercado de capitales a los que representan tan fuertemente. Siendo este país uno de los principales miembros del Fondo Monetario Internacional y teniendo en cuenta su influencia en la toma de decisiones, su pedido no sólo no puede pasar inadvertido sino que debe ser tenido en cuenta para avanzar.

Las reuniones mantenidas en Europa con Pedro Sánchez en España, más allá de su visita a nuestro país y el gesto político que lleva implícito de este ida y vuelta, Emmanuel Macron en Francia, Marcelo Rebelo de Sousa en Portugal, siendo que este país ha acordado un buen arreglo con el Fondo y Sergio Mattarella y, sobre todo el Primer Ministro Mario Draghi quien proviene de la banca privada internacional, en Italia, han transcurrido por el mismo camino en cuanto a conocer el desarrollo de un plan económico, aunque con un apoyo absolutamente explícito para encontrar un sendero común conducente a arribar a una solución en el pago de la deuda.

El por qué está vinculado con varios factores. Recordemos que los funcionarios estuvieron a cargo del otorgamiento del crédito stand by a la Argentina no son los mismos que están ahora. Comenzando por el cambio de titularidad que pasó de Christine Lagarde a manos de Kristalina Georgieva. La primera con estrecha afinidad con el ex presidente Mauricio Macri, y la segunda con el actual gobierno de Alberto Fernández, especialmente con el Ministro Martín Guzmán con quien se ha reunido más de una vez y en ocasión de dos seminarios organizados por el Vaticano y con el Papa Francisco quien ha colaborado en ese sentido. La interna en el organismo financiero internacional quedó expuesta a raíz del préstamo a la Argentina por su monto y modalidad con una revisión del mismo. El reclamo de la vicepresidenta Cristina Fernández fue en esa dirección cuando, a través de un documento firmado por funcionarios, ex funcionarios, periodistas y académicos y otros, advirtió sobre la necesidad de diferenciar la deuda legítima de la ilegítima, pidiendo la suspensión del pago de la deuda, declaración que causó temor ante un eventual default pese a que tanto el presidente Alberto Fernández como el Ministro Guzmán habían aclarado que el crédito se pagaba. Hasta el presidente había viajado a Europa para conseguir un apoyo que le fue dado. Y hasta se reunió virtualmente con la poderosa Angela Merkel.

Otro motivo está relacionado con las variables económicas estimadas en un presupuesto sancionado por el Congreso pero que difiere mucho de la realidad. Una inflación que supera el número establecido del 29%, un déficit fiscal a revisarse, balance de pagos, dólar planchado, etc. Por lo que el Fondo Monetario, el Club de París, no olvidemos la deuda con éste que además se vincula con la del Fondo, el mundo financiero internacional, ahora puntualmente el de Wall Street, preguntan y esperan respuestas a la medida de la consolidación de un acuerdo que tenga una proyección numérica que les permita comprender cuál es la situación económica de nuestro país, su actual contexto en el marco de la pandemia, de la pos pandemia, el crecimiento que será mucho menor el próximo año que el que marcará éste, y qué hará en el panorama de hoy y del futuro, el gobierno nacional.

A su vez están pendientes de las elecciones y sus probables resultados. Se reúnen a la par con funcionarios del gobierno de Alberto Fernández como con los de la oposición. Sin ir más lejos se encuentra en los Estados Unidos María Eugenia Vidal junto con quien fue su Ministro de Economía en la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, quien fue reconvertido en Ministro de esa área a nivel nacional durante el último período de gobierno de Mauricio Macri.

Un Plan de Facilidades Extendidas es pretendida como la mejor opción para negociar la deuda por parte de nuestro país. Aunque el planteo nunca llega a ser analizado a fondo, ya que el reclamo de un plan económico aparece siempre como una garantía anticipada a la negociación. Y si continúa el reclamo... es porque no se lo presentó aún.

O porque el que está vigente como tal no conforma ni aplica para negociar el pago de la deuda y porque, además, no se lo ha presentado como un modelo o plan que está y estará vigente.

Por María Belén Aramburu

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento