Editorial HI
11/05/2020

Coronavirus: Las dos Argentinas, por María Belén Aramburu

Cada uno irá tomando su propio camino de acuerdo al decreto que es el que brinda el marco global

Coronavirus: Las dos Argentinas, por María Belén Aramburu
L

as dos Argentinas quedan trazadas a partir de la prolongación del decreto original del presidente Alberto Fernández que dio comienzo a un aislamiento social, preventivo y obligatorio, denominado cuarentena, que, con sus varias modificaciones fue liberando actividades económicas, comerciales y recreativas, al compás de una evaluación epidemiológica y criterios sanitaristas en orden a tener un sistema de salud que pueda albergar y contener a los infectados de coronavirus y un análisis económico en cuanto a las necesidades que el país plantea.


Las dos Argentinas quedaron delimitadas en el momento en que el criterio epidemiológico marcó que todos los distritos del país salvo el AMBA, Área Metropolitana de Buenos Aires, que comprende la ciudad y el conurbano, habían logrado establecer la duplicación de los casos en 25 días o más. La concentración de población en esta área en particular ha impedido contener la propagación de un virus del cual poco se conoce pero sí se sabe es extremadamente contagioso. Las gestiones tanto de la ciudad a cargo de Horacio Rodríguez Larreta como de Axel Kicillof han volcado todos sus esfuerzos en preparar un sistema de salud que, en momentos de alcanzar un pico, cuestión que todavía no ha sucedido y habrá que ver qué pasa en este sentido, cuente con la suficiente cantidad de camas e insumos, entre los que los respiradores serán un instrumento fundamental e infaltable de atención sanitaria. A partir de estas medidas es que pueden ir liberando algunas actividades, cumplimiento de los protocolos mediante.


La ciudad de Buenos Aires, que secunda a la provincia homónima en cuanto a cantidad de casos de infectados y víctimas fatales, tiene un 30% de los casos concentrados en los barrios más vulnerables. En los barrios 31, a partir de hoy en el 1-11-14 y el Padre Mugica se han realizado testeos que se incrementaron a tono con las estadísticas de infectados, algunos de los cuales derivaron en fallecimientos. El hacinamiento y la falta de agua potable tornaron más vulnerables estos sitios en los que su densidad demográfica manifiesta un crecimiento en la propagación del coronavirus. Los geriátricos se presentaron como otro de los lugares a prestar atención a medida que algunos debieron ser evacuados, con contagiados y víctimas fatales.


El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, siguiendo las directivas de una prolongación del aislamiento con mayor flexibilidad para el resto del país salvo para la ciudad y el conurbano, decidió abrir algunas actividades comerciales, económicas y recreativas, todas en forma restringida por no haber alcanzado una duplicación de casos al menos cada 25 días como la gran mayoría del país debido a su concentración de la población. Las recreativas quedaron habilitadas sólo los fines de semana para los menores hasta los 15 años acompañados por padre, madre o tutor a cargo. Con el DNI a mano cumpliendo con el número de la terminación del documento en par o impar en coincidencia con el día, paseos y comercios no esencIales se abren a los porteños y los esenciales continúan como hasta ahora. Desalentando la utilización del transporte público para evitar el hacinamiento y con ello el contagio, las empresas deberán proveer de transporte particular a los trabajadores. Porque lo demás se permite solamente en cercanías barriales. Las bicicletas y monopatines serán las vedettes del transporte en las calles porteñas. Y la conversión de 100 cuadras en peatonales para facilitar el comercio, siempre que se encuentren en cercanías del barrio, abren una instancia superadora a la anterior, considerando que el AMBA quedó en la fase 3 y espera una duplicación de contagios en 25 días para pasar a la próxima y ponerse a la altura del resto.


La provincia de Buenos Aires, tal cual señaló el gobernador Axel Kicillof en conferencia de prensa, tiene realidades diversas, tanto por su situación demográfica como por la epidemiológica. Cada distrito del interior de la provincia presenta una circunstancia particular y en base a ésta es que ha ido presentando al gobernador, licencias para ampliar las actividades permitidas. A tono con lo que sucede en todas las jurisdicciones, el marco global lo brinda el gobierno nacional a través del decreto del presidente Alberto Fernández que se va prolongando en el tiempo presentando modificaciones al original y, como un techo, establece normas a cumplir. En el contexto de este acuerdo marco es que cada provincia realiza una evaluación de su distrito, habiendo recibido la propia de cada uno de sus municipios, para presentar sus alternativas consensuadas y autorizadas por la autoridad sanitaria correspondiente, para luego ser aprobadas por el gobierno nacional a través de la Jefatura de Gabinete de Santiago Cafiero y el Ministerio del Interior con Eduardo de Pedro a la cabeza, haciéndose responsable cada gobernador de su aplicación.


Es en un distrito tan grande como densamente poblado el de la provincia de Buenos Aires, en que la gestión de Axel Kicillof debe atender realidades tan diversas. Es así como cuenta con la ciudad de Mar del Plata con una experiencia piloto de apertura de galerías y comercios en base a sus resultados exitosos de extensión de la duplicación de casos que ha llegado a los 35 días, siendo su intendente, Guillermo Montenegro, quien no duda, al igual que los jefes del resto de los distritos en dar marcha atrás de no resultar de manera positiva la disposición de ampliación de libertades en el contexto de la pandemia.


El conurbano presenta su propia realidad, habiendo quedado inmerso en la fase 3 y sin haber podido pasar a la 4 por formar parte del AMBA, con reclamos diversos. El gobernador bonaerense está recibiendo de parte de los intendentes del PRO un reclamo de liberación de actividades comerciales y algunos de salidas con los niños a los comercios en sintonía con las excepciones dispuestas por Horacio Rodríguez Larreta en la ciudad. Si bien Axel Kicillof se muestra un defensor férreo de la cuarentena al igual que el presidente Alberto Fernández, sabe que cada presentación distrital debe basarse en datos certeros sobre su situación epidemiológica y sanitaria para evitar desbordes del sistema de salud si se desatase una multiplicación de contagios.


Cabe aclarar que más allá de las diferencias ya sea partidarias y/o de criterio la presentación conjunta en la Quinta de Olivos entre el presidente Alberto Fernández, el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador Axel Kicillof fue la demostración de una alianza en tiempos de enfrentar una pandemia. Cada uno irá tomando su propio camino de acuerdo al decreto que es el que brinda el marco global.


Los gobernadores están expuestos a una gran presión social y económica. En un contexto de crisis que se prolongó y acentuó en la circunstancia actual y con las consecuencias que para muchos trae el confinamiento desde el aspecto psicológico muchas veces se ven obligados a atender demandas de sus jefes comunales y su población que deben canalizar mas allá de su propio convencimiento de la prolongación del aislamiento.


Las medidas que se están adoptando ya se llevan a cabo en otros países. La apertura de comercios con la delimitación de horarios y un ordenamiento de concurrencia en base a días y el número del documento, así como el cierre de calles para convertirlas en peatonales, acompañadas de salidas recreativas están a la orden del día. Pero hay que marcar una diferencia. Si bien en nuestro país nos adelantamos al establecimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio de forma de evitar la propagación del coronavirus, coincidimos con esos países en la cantidad del tiempo de confinamiento pero con nuestra estación que transcurre en otoño y la llegada del invierno que nos convierte en un país más vulnerable.


Todos los distritos se han puesto a prueba. De no resultar la implementación de la liberación de actividades y producirse un aumento de los contagios, no dudarán en dar marcha atrás con estas medidas.


Se apela hoy más que nunca a la responsabilidad individual y social a la cual hice referencia en una editorial de @Haceinstantes . No se puede establecer un control policial en cada esquina exigiendo el cumplimiento del decreto y sus variantes en el distrito que uno habita. Ya todos sabemos cómo cuidarnos y cuidar a los demás. De nosotros depende lo que podamos hacer de nuestra parte, esperanzados en la aparición de un tratamiento efectivo y una vacuna para este virus mutante y contagioso como pocos.

 

Por María Belén Aramburu

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento