Editorial HI
18/10/2019

Negociación de la deuda con el Fondo: después de las elecciones, por María Belén Aramburu

¿Se le pagará el total de la deuda o se pedirá una quita?

Negociación de la deuda con el Fondo: después de las elecciones, por María Belén Aramburu
Autor: María Belén Aramburu
L

a negociación con el Fondo Monetario Internacional por el crédito stand by de US$57.000 millones tiene varias aristas.
 

Uno de los aspectos a considerar es el plazo. Espera con paciencia virtuosa la llegada de un nuevo gobierno sea cual fuese para entrar en detalles. Las PASO le señalaron que puede haber cambios y es por lo cual se reunió con los principales referentes del oficialismo y la oposición para saber al menos qué fichas estarían dispuestos a mover en caso de llegar al gobierno.
 

Lo que le preocupa a un acreedor es claramente que se le pague la deuda. Salvo el candidato de izquierda, Nicolás del Caño, el resto de los candidatos está dispuesto a cumplir con los compromisos contraídos, ya sea porque fue quien tomó la deuda o porque la tendrá que considerar en sus próximas cuentas.
 

Teniendo la certeza del pago, el Fondo Monetario repara en la cantidad. ¿Se le pagará el total de la deuda o se pedirá una quita? Hay casos puntuales de quita de deuda por parte del organismo financiero y la Argentina puede ser otro de ellos. Y lo sabe. Respecto de esto los principales candidatos no se han expresado en relación con lo que sería un refinanciamiento de la deuda. Tanto el presidente Mauricio Macri como el candidato del Frente de Todos Alberto Fernández, se pronunciaron por el reperfilamiento. Hacia allí voy.
 

La extensión de plazos con un canje de bonos de corto alcance por otros de más largo alcance es la solución planteada por los candidatos con mayor intención de voto.   Volviendo al primer punto, en relación con lo que pueda suceder luego de las elecciones generales del 27 de octubre, la oposición no brindó su apoyo al oficialismo en un proyecto de ley enviado al Congreso. Ya hay una ley extranjera para materializar este planteo pero haría falta una legislación local que por el momento no se obtuvo. Celoso del manejo de los asuntos en un eventual próximo gobierno el principal candidato opositor pretende fijar las reglas a su arbitrio.
 

De la mano del crédito vienen los controles sobre la aplicación del mismo. De la mano del ajuste se exige la aplicación de políticas de ajuste. En nuestro país y en cualquiera a quien se le otorgue un monto de dinero para atravesar una situación de crisis. El crédito conlleva al riguroso cumplimiento de normativas para, en teoría, lograr que el país al que se auxilia pueda crecer, al menos lenta pero progresivamente para cumplir con el pago de los intereses pautados para luego en mejores condiciones hacer frente al saldo de deuda del capital. Ya sea en el plazo establecido en la supuesta aceptación de un reperfilamiento o en las condiciones que se establezcan luego del resultado de las elecciones de octubre o quizás de noviembre de llevarse a cabo un ballotage, las revisiones del organismo estarán siempre presentes actualizándose, más allá de las técnicas, habituales y menos frecuentes por ser socios del Fondo, con las consecuentes exigencias de ajustes en la política económica nacional.
 

En la política local el tema de la deuda ha tenido mucha repercusión por ser la economía y su crisis el principal tema de agenda de la población y dirigentes. Incluso y más allá de todos los temas de agenda en los debates, el que concita la mayor atención dentro y fuera de ellos. Porque más allá de cómo se haga frente al pago, lo fundamental es cómo se va a afrontar una deuda sin crecimiento, en las actuales circunstancias de nuestra economía y con un ajuste que no siga acrecentando el nivel de pobreza, desempleo, producción y consumo, pero sobretodo sin seguir afectando a los sectores más vulnerables de la población que debiesen ser atendidos permitiéndoles ir saliendo de su actual condición.
 

Mientras esto acontece, en la tercera presentación en público de la dupla de los Fernández, la ex presidenta reclamó la investigación del uso de la deuda. La oposición remarca que ha habido fuga de capitales, enriquecimiento del sector financiero, altas tasas de interés y escasas reservas en el Banco Central con las cuales hacer frente a la alta volatilidad y vulnerabilidad del sistema económico de nuestro país, en especial ante cualquier movimiento en la economía mundial.
 

Las internas en el Fondo en cuanto a las responsabilidades por el otorgamiento del crédito y su seguimiento nos complica aún más. Y el aliado del actual gobierno a través de la relación del presidente Macri con Donald Trump, aparece más tibio a la hora en que el cinturón aprieta y hay que pagar además de condicionar nuestro comercio exterior a la guerra que mantiene en forma sostenida con China, lugar al que mira con cariño el candidato opositor. Teniendo en consideración que seguramente el año próximo al menos sea más sostenible y esperanzador mirar al exterior y exportar con la apertura esperada en el comercio que todavía será una promesa a cumplir en el tiempo, aunque cada vez más cercano, del acuerdo con la Unión Europea, la evaluación que el mundo tenga sobre nosotros será más que importante, no sólo para la colocación de nuestros productos, los exportables históricos y los que deberán reconvertirse y readecuarse ante la falta imposibilidad de consumo interno, sino también para atraer inversiones indispensables para crecer.
 

La economía local estará bajo la lupa externa y más que nada interna. Los empresarios ya lo están reclamando desde distintos coloquios en los que se reúnen y aspiran a un crecimiento en un contexto ordenado y previsible.
 

Queda claro entonces que la negociación del pago de la deuda con el Fondo y el desembolso pendiente de US$10.000 millones, comenzando por los iniciales US$5.400 millones quedarán pendientes de resolución para luego de conocerse quién ganó las elecciones, pese a las frecuentes reuniones que desde el gobierno nacional y el sector opositor han mantenido y mantienen en estos días.
 

No se pueden esperar definiciones hoy por hoy. Habrá que esperar al 27 de octubre o al 24 de noviembre.

 

Por María Belén Aramburu

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento