Editorial HI
09/08/2019

Hiperpolarización, por María Belén Aramburu

En las próximas elecciones se pone en juego la polarización

Hiperpolarización, por María Belén Aramburu
Autor: María Belén Aramburu
E

n las próximas elecciones se pone en juego la polarización ya convertida en hiperpolarización.
 

A diferencia de lo que ocurre en los Estados Unidos en que el país se divide en dos opciones contrapuestas respaldadas por dos partidos políticos, en nuestro país, el debate y voto se ciernen sobre una parte del peronismo que quedó fragmentado para estas elecciones y una unión de partidos que sigue vigente desde el 2015, con el PRO, parte de la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, ahora fusionada con otra parte del peronismo cuya cabeza había mostrado adhesión desde su banca en el Congreso.
 

Se puede hacer referencia a dos modelos de país para enfatizar las diferencias, aunque con tantos integrantes distintos en cada frente resulta difícil dividir las aguas entre ideologías diversas y enfrentadas.
 

En mi editorial anterior detallé lo que las PASO, fundamentadas en una ley, significan en  un panorama brindado por precandidaturas únicas que prescinden del voto para afianzarlas más allá de su obligatoriedad para fijar candidaturas en vistas a las próximas elecciones generales aunque de hecho permitan establecer quiénes van a participar con el piso demarcado del 1,5%.
 

Es en esta oportunidad en que la polarización de dos frentes ha obligado a los demás partidos y al propio peronismo dividido, a mostrar una batería de temas de agenda y definiciones para diferenciarse y distanciarse de estas dos opciones. Incluso la tercera vía entre las dos fuerzas más fuertes y con mayor intención de voto, quedaron desdibujadas al aparecer más aisladas del resto pero, a su vez, con el potencial de cautivar al electorado decepcionado, desencantado y al independiente aún indefinido, sector al que también aspiran sumar los principales frentes.
 

Son estas elecciones primarias las que apuntan a demostrar la capacidad necesaria de sumar votos y una tendencia hacia las elecciones generales y ponen en vilo a los partidos políticos y la ciudadanía.
 

Han quedado claramente enfrentados el macrismo y el kirchnerismo principalmente. Atentos a esta división quedan expuestas dos tendencias con nombre propio. Una corriente que sigue al presidente Mauricio Macri y otra a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a quien fuera su marido y también presidente de la Nación, Néstor Kirchner. Y, si bien, como mencioné anteriormente, no hay dos partidos políticos antagónicos, sino dos frentes, cada uno conlleva el peso que la vulgarización de sus denominaciones ha dejado impresa en la mente y corazón de los votantes a través de su intención de voto racional y emocional.
 

En muchos países del mundo está desapareciendo el bipartidismo ante la aparición de partidos que nacieron del desencanto y la decepción desde el seno de la sociedad y sobretodo a través de las protestas callejeras como ha pasado por ejemplo, para citar uno, en España con aquellos que con su crecimiento lograron ocupar escaños en el Congreso, restando fortaleza a los tradicionales Partido Popular y Socialista Español.
 

En el caso de los Estados Unidos, las primarias son sagradas. Se elige el número de delegados que tendrá cada candidato, para luego ser nominados en la convención del partido. La convención marca el fin de la elección primaria y el arranque de la campaña presidencial. La polarización en el país del norte contrasta dos partidos, el Republicano y el Demócrata, quedando claramente diferenciados en ideologías, filosofías y formas de administración de gobierno. El bipartidismo sigue siendo tan evidente que genera sólo dos opciones para el votante quedando diluidas otras posibilidades ajenas a éstas. La polarización en este caso es bipartidista.
 

Marcando estas diferencias como ejemplos que se reproducen en el mundo, nuestras primarias no serán precisamente bipartidistas, sino que se disputarán los votos dos frentes principalmente con la actuación de terceros que, en su segmentación, pondrán a prueba su desempeño.
 

Todo está por verse este domingo.
 

El partido se está definiendo con estas elecciones aunque no serán definitivas en la lectura que tendremos de ellas el lunes, atendiendo a que siempre hay un caudal de votantes por conquistar para las próximas, las generales de octubre.

 

Por María Belén Aramburu

 

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento