Editorial HI
08/05/2019

Incertidumbre en el acuerdo de 10 puntos, por María Belén Aramburu

La convocatoria a un diálogo y su concreción es hoy un hito a alcanzar por el gobierno nacional

Incertidumbre en el acuerdo de 10 puntos, por María Belén Aramburu
Autor: María Belén Aramburu
C
uando en un momento dado parecía que avanzaba el acuerdo de 10 puntos ofrecido por el gobierno a los partidos políticos y distintos sectores económicos, se empezó a empantanar hasta quedar casi en lo que se interpretó que es, un conjunto de intenciones, no lejos de las que presentaron algunos referentes opositores como Lavagna y Massa, que también pueden ser catalogadas de tales, todas sin pasar a servir de soluciones de fondo para los principales problemas que aquejan a los argentinos.
 
Las formas diluyeron el fondo de la cuestión. Se traspapeló el mail y llegó a mi Whatsapp con la misma inmediatez con la que alcanzó los celulares de algunos colegas y luego la propagación de la información había alcanzado una dimensión tal que hasta algunos políticos se quejaron de haberse enterado por los medios, como sucedió con Massa y a Lavagna, más allá de comunicaciones telefónicas posteriores.
 
El fondo de la cuestión también parece incierto.
 
Llamar a un diálogo entre sectores es fundamental sobre todo en épocas de crisis. Que se debió haber convocado antes a todos los sectores es cierto. Pero con la frase “más vale tarde que nunca”, muchos acercaron sus posiciones con el objetivo de lograr un acuerdo mancomunado.
Existe una responsabilidad hasta les diría institucional de los partidos políticos de aunar esfuerzos en pos de la gente, del pueblo, en especial de los que más sufren. Y éste no significa particularmente estar ayudando a un gobierno que está atravesando una crisis .
 
Sucede que es un año electoral. Sucede también que, como en la elección presidencial anterior, signada por la polarización aparecen dos posturas de país irreconciliables, dos ideologías con una mirada sobre las políticas públicas y económicas totalmente diferentes, con visiones sobre la participación del Estado que colisionan entre sí. Y sucede que muchos consideran que no fueron siquiera consultados en temas fundamentales como el endeudamiento y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, ni siquiera a través del Congreso de la Nación.
 
En este acuerdo de 10 puntos todo esto se pone de manifiesto una vez más. Un acuerdo que se transmitió vía mail para que cada destinatario expresara su opinión al respecto sin establecer cómo hacerlo, que algunos lo hicieron contrarrestando la oferta con otros puntos a considerar y en el marco de una campaña electoral postulando sus precandidaturas.
 
La pregunta que sobrevoló el fin de semana no podía ser otra que la convocatoria al kirchnerismo. No sólo me la formulé en silencio apenas me llegó el jueves el consabido Whatsapp con los 10 puntos, sino que lo hice públicamente y trasladándosela a los entrevistados. Y, finalmente, el mail le llegó a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Respuestas hubo, más o menos directas, que provinieron de Oscar Parrilli, quien fue su secretario general de la presidencia, quien mostró al menos algún atisbo de duda al respecto pero fueron otros como Gildo Insfrán y Máximo Kirchner quienes manifestaron no sólo sus diferencias con los puntos planteados sino que rechazaron que la senadora Kirchner se preste a un acuerdo y menos a un diálogo, mostrando que están en las antípodas políticas e ideológicas.
 
Muchos nos preguntamos si la Feria del Libro podría ser utilizada como escenario para expresarse sobre los 10 puntos, no sobre la convocatoria a un diálogo que por el momento no existe, pero desde el kirchnerismo trascendió que no haría referencia a este tema así como tampoco lo hará sobre su precandidatura que se estima podría darse más cerca del cierre antes de las PASO quizás en cancha de Racing.
 
Mientras el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, de buena llegada a los dirigentes políticos provinciales y el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, avanzan en busca de nuevas voluntades, algunos sectores de la economía dieron el sí, dispuestos a hacer aportes propios como ya expresaron Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey.
 
La convocatoria a un diálogo y su concreción es hoy un hito a alcanzar por el gobierno nacional y para los que, más allá de sus diferencias, plantean que hay que salir de la actual crisis o, al menos, mientras esto no pueda alcanzarse, brindar soluciones paliativas para los sectores más vulnerables principalmente y los que potencialmente lo pueden ser en este contexto sin perder de vista un horizonte claro de políticas públicas consensuadas por todos sin importar tendencias, preferencias o marcadas ideologías y visiones.
 
Me referí a la forma en que se transmitieron los 10 puntos. Quedaba pendiente la cuestión de fondo y aquí cabe preguntarse si servirá para brindar soluciones como aquellas que expresé en el párrafo anterior o será solamente útil a los propósitos electorales o un planteo de meras intenciones.
 
Como las noticias que están en desarrollo, esta instancia también lo está.
 
 
Por María Belén Aramburu
 
 
 
 
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento