jueves 01 de diciembre de 2022
Lluvia ligera 19.5ºc | Buenos Aires
25/10/2022

PASO: El rol del oficialismo de cara a las elecciones 2023, por María Belén Aramburu

Las PASO se pusieron en tela de juicio en el momento en que se exploró la idea de anularlas mediante un proyecto de ley.

PASO: El rol del oficialismo de cara a las elecciones 2023, por María Belén Aramburu

Las PASO se pusieron en tela de juicio en el momento en que se exploró la idea de anularlas mediante un proyecto de ley que el oficialismo enviaría al Congreso para su correspondiente tratamiento parlamentario. La exploración de una idea, en términos políticos, se da cuando se la lanza al aire, para conocer sobre la aceptación que podría tener de modo de darle el impulso necesario para concretarla. En este caso, no gozó de la aprobación esperada, por lo que las PASO para las elecciones del próximo año continúan firmes en el escenario electoral.

Como ya describí en una editorial anterior de @Haceinstantes, las PASO fueron una iniciativa del kirchnerismo que terminó convirtiéndose en ley, luego de un debate en el Congreso, y fuera del Poder Legislativo en el ámbito político. La obligación de que toda la ciudadanía habilitada a tales propósitos, participara de las elecciones de los precandidatos de los partidos políticos y frentes que tuvieran la intención de presentarse en las elecciones generales, fue tanto analizada como cuestionada, ya que los que definían históricamente quiénes se iban a presentar en la contienda electoral, eran los afiliados a los partidos y no quienes estuviesen fuera de ellos. La ley fue sancionada en diciembre del año 2009 con la finalidad de dirimir, cada dos años, las listas de diputados y senadores y/o las fórmulas presidenciales, dependiendo del año en cuestión.

Comencemos por el concepto general de las PASO. Si hubiese un solo candidato, ¿qué sentido tendrían estas elecciones, si la idea es poner, en el tablero del juego político, las precandidaturas que podrían confirmarse, a través del voto de la ciudadanía, en candidaturas a presentarse en las respectivas elecciones? Además del enorme costo económico. Pero es el kirchnerismo el que propuso y logró materializar lo que hoy cuestiona.

Con la aparición de los frentes, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, antes Cambiemos y antes el Frente para la Victoria, conciliar precandidaturas ha sido y es un tema complicado. En el caso del Frente de Todos, se disputan nombres en un solo espacio político, el peronismo. Pero las divisiones actuales se han profundizado de tal manera que hasta un 17 de octubre, Día de la Lealtad, ha tenido tres actos en tres escenarios diferentes, como he detallado en mi última editorial de @Haceinstantes.

El único precandidato proclamado para pelear por su candidatura en las PASO, es el propio presidente Alberto Fernández, ante la cual ya saltó el kirchnerismo para señalar que no sólo no tendría su aval, sino tampoco el de la ciudadanía, decepcionada por su gestión y por los números económicos que caracterizarán al 2023. El kirchnerismo le pide al presidente desestimar su postulación, señalándole su inconveniencia. Se lo remarca, principalmente, Máximo Kirchner, líder de La Cámpora, agrupación que se ha mostrado firmemente opositora al rumbo de la actual gestión presidencial, agrandando la brecha entre Alberto Fernández y sus aliados, y Cristina Kirchner y los suyos.

El hijo de la vicepresidenta desestimó que su madre se presente el próximo año como candidata, aludiendo a que cree que “Cristina ha hecho un gran esfuerzo” y “el desgaste es muy grande en una presidencia”. Descartada Cristina Kirchner y desestimado Alberto Fernández como candidato, ¿quién sería el precandidato para el 2023? ¿Máximo Kirchner? Sería quién y no quiénes si intentan anular las PASO... O si pretenden postular a un solo candidato. Sin embargo, ante la consideración de Máximo Kirchner de que “para un oficialismo, que su Presidente vaya a las PASO con otros competidores es por lo menos extraño”, desde Casa de Gobierno reforzaron la conveniencia de las primarias advirtiendo que “no hay nada más sano que las PASO”, por si quedara alguna duda sobre la presentación de algún proyecto en contrario. Y fue el Ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, quien salió al cruce de La Cámpora, preguntando sobre “si el Presidente siente que la mejor forma de dirimir las discusiones en el Frente es una competencia, por qué le tienen miedo a competir”.

En medio de tanta disputa fue Axel Kicillof, quien buscará la reelección en la provincia de Buenos Aires, con votos que se le acercan en números de aquellos que son probables precandidatos de Juntos por el Cambio, y en un distrito que el kirchnerismo sabe que debe conservar para sí, quien afirmó que “lo que no podemos mostrar es que estamos discutiendo internas”, destacando que “el pueblo es el que decide las candidaturas”. ¿Querrá Axel Kicillof que Cristina Kirchner se presente como candidata presidencial? Kicillof es muy pero muy cercano a Máximo Kirchner. El 17 de octubre fue visto en el acto convocado en Plaza de Mayo, abrazándose con Máximo y Pablo Moyano, al igual que en el acto que en Cañuelas encabezó el presidente Alberto Fernández. Y, aunque es muy estrecha su relación con quien lidera La Cámpora, salió a decir que “en cualquier lugar donde vamos uno escucha, el otro día en Plaza de Mayo, el Cristina Presidenta”. Por si quedara alguna duda, agregó que “Cristina me parece que es quien conduce el movimiento político más importante del país y que tiene todas las condiciones para ser Presidenta”.  Aclaró a su vez que, quien tomará la decisión “va a estar en sus manos”, en las de la vicepresidenta.

Y como si faltaran actores en este espacio, tanto la CGT como las organizaciones sociales, cada uno con la organización de un 17 de octubre por separado, y a su vez escindidos del acto llevado a cabo en Plaza de Mayo, están acercando posiciones para, por un lado, canalizar conjuntamente sus reclamos ante el gobierno y, por el otro, dar surgimiento a un espacio político común que contrarreste el peso del kirchnerismo en el frente oficialista. ¿Podrían incluso ir por fuera del Frente de Todos en las próximas elecciones? Todo está por verse. Ya de por sí se mostraron desafiantes en una fecha emblemática para el peronismo. En Obras Sanitarias la CGT se animó a ir por más para presentar públicamente el Movimiento Nacional Sindical Peronista. Y el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, también funcionario gubernamental en el área de Desarrollo Social, enfrentó directamente al kirchnerismo en su bastión de La Matanza, localidad en la que las organizaciones sociales desarrollaron su acto por el Día de la Lealtad, presentando como candidata a intendenta por ese municipio, a su mujer, Patricia “la Colo” Cubría, actual diputada provincial, quien ya figuraba en carteles del distrito con el lema “La renovación que La Matanza estaba esperando”.

El kirchnerismo iría contra el concepto que generó con la aplicación de la ley de su autoría, pero, no contra lo que de hecho hizo a partir de su sanción. Cuando Máximo Kirchner desestima que Alberto Fernández, siendo presidente, y por ello también siendo “raro”, participe de las internas de las PASO, y alude a los buenos números de aceptación obtenidos por la vicepresidenta para alcanzar la presidencia en dos oportunidades, también se refiere, aunque sin mencionarlo, en una desconsideración de las PASO. Es que la misma vicepresidenta propuso las primarias y logró su aprobación en 2009, pero en las elecciones de 2011, fue la única precandidata que se presentó en agosto para convalidar la única candidatura que iba a tener el kirchnerismo en las elecciones generales de octubre. En 2015, se decidió un solo candidato para la presidencia de la Nación, Daniel Scioli, quien había sido dos veces gobernador. Y, en la provincia de Buenos Aires, ese mismo año, hubo una interna que quedó expuesta en sólo tres candidatos porque cada vez se sumaban más peronistas a ese espacio. En 2019 el escenario fue igual cuando fue ungido precandidato Alberto Fernández junto con Cristina Kirchner.

¿El Frente de Todos presentará una sola precandidatura presidencial? De ser así, ¿será consensuada? Y, de no serlo, ¿quién, dentro del oficialismo, tendrá más poder para imponer la propia? ¿El peronismo se presentará unido en un frente o habrá espacios por afuera del Frente de Todos? El 2019 los unió la fórmula Fernández-Fernández que la misma gestión desunió.

Otra consideración que hace el frente oficialista es quién se presentará como candidato presidencial en 2023. Juntos por el Cambio está compuesto por tres partidos políticos, de los cuales el fundador ha sido el PRO, pero donde sus aliados reclaman atención siendo que, la Unión Cívica Radical goza de territorialidad con jefes políticos fuertes en algunos distritos provinciales, y la Coalición Cívica por su actuación dentro del Congreso y fuera de él por parte de su líder Lilita Carrió, en el ejercicio de su oposición al oficialismo.

Desestimando el progresismo como opción electoral y de gestión, el ex presidente Mauricio Macri, a quien algunos le gritaban “presidente” desde sus ubicaciones en La Rural, con motivo de la presentación de su libro “Para qué”, se mostró ajeno a participar como candidato en 2023. ¿Quién se presentará para las elecciones presidenciales por Juntos por el Cambio?, se pregunta el Frente de Todos al margen de su propia interna. Máximo Kirchner, en oportunidad de señalar que “no creo que Cristina sea candidata”, también ubicó a Horacio Rodríguez Larreta como quien “tiene posibilidades electorales reales, después hay que ver si le pierde el miedo a Macri”. Pero por Juntos por el Cambio hay varios que quieren ser candidatos. ¿Habrá un acuerdo en el frente opositor para la presentación de uno solo? ¿Podrán tres partidos políticos con figuras fuertes y representativas llegar a un consenso de unicidad?

¿Qué sentido tendrían las PASO si cada partido y/o frente presenta un solo precandidato? Se entiende la preocupación de cualquiera de ellos por el desgaste que pueda surgir inevitablemente de una contienda electoral que pone a varios dirigentes del mismo espacio, enfrentados en elecciones de las cuales, obligatoriamente, participa todo el electorado. Pero si no se disputaran internas en las primarias, insisto, ¿qué sentido tendría sostenerlas? Sería, como ya ha ocurrido, al menos, en las presidenciales, una antesala de probables resultados de las generales de octubre.

Te puede interesar
Últimas noticias