miércoles 07 de diciembre de 2022
Cielo claro 26.9ºc | Buenos Aires
14/11/2022

¿Y los candidatos del Frente de Todos?, por María Belén Aramburu

Así como en Juntos crece la incógnita de una probable postulación del ex presidente Macri, en el Frente de Todos, se da por la de Cristina Kirchner.

¿Y los candidatos del Frente de Todos?, por María Belén Aramburu

Más allá de la gestión que deba ejecutarse desde la función pública cumpliendo con sus respectivas y pertinentes obligaciones, todos los dirigentes de todos los espacios políticos, piensan en sus propias postulaciones o en las que podrían proponerse desde el partido o frente que integran, para las elecciones del próximo año. Pueden decir que es momento de gestión y no de pensar en el periodo electoral. Y es cierto que así debería ser. Pero a ninguno de ellos se les escapan sus propias aspiraciones o las de aquellos que mejor los puedan representar para ganar las elecciones, sobre todo la presidencial, la de los principales distritos provinciales y municipales, y la de la renovación del Congreso.

Mientras la reunión de la semana pasada del PRO lanzó nombres y apellidos, y que aún falte concretar, más allá de sus deseos y expectativas, cuáles serán los de sus socios en Juntos por el Cambio, los de la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, los de Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal fueron pronunciados por Cristian Ritondo como los candidatos, tema que desarrollé en mi anterior editorial de @Haceinstantes. Sin saber si se presentará el ex presidente Mauricio Macri, ¿estará el Frente de Todos a la espera de esta confirmación para tener en cuenta quién o quiénes serán sus principales rivales? ¿Estarán pendientes de si habrá un solo nombre o varios en Juntos por el Cambio para dirimir sus internas en las PASO o esperar a ver si hay una definición de consenso, anterior a las primarias?

El que ya se sabe que quiere ir por la reelección es el presidente Alberto Fernández quien, a través e intentando trascender su propia gestión como primer mandatario nacional, aprovecha para hacer campaña en el área doméstica y mediante sus viajes internacionales, buscando un posicionamiento personal además de la representación del país, demostrando cuál es su ideología y de qué lado está en y del mundo. Un presidente que, en su postulación, que no es la del Frente de Todos, ya que no goza de consenso, es apoyada por su espacio “albertista”, entre los cuales se encuentran algunos funcionarios, como el Ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, quien ya se expidió a favor de su candidatura, y otros como el Canciller, Santiago Cafiero, o la recientemente asumida Ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, del riñón del Grupo Callao, cuyos miembros son fieles aliados del presidente Fernández.

El kirchnerismo no solo no avala la postulación de Alberto Fernández como candidato sino que tampoco lo hace en su gestión de primer mandatario, habiéndole restado poder a sus proyectos en varias oportunidades. El que últimamente apareció para contar sus verdades al respecto, fue Máximo Kirchner, el hijo de la vicepresidenta. “Nuestra manera de plantear la discusión no es en función de quién va a ser el próximo presidente...” y con eso dijo que este espacio no está pensando en “Alberto Presidente” y que no están pensando aún en nombres de candidatos. ¿O es que todavía no los tienen más allá de que algunos ya expresaron su intención de serlo como es el caso de Juan Manzur por poner un ejemplo?

No creo que no estén pensando en los nombres de los postulantes, en mujeres y hombres concretos, que lleven sus ideas e ideales a cabo, en una próxima gestión. Lo que no hay es consenso respecto de quién puede representar al Frente de Todos en su conjunto. “Con qué nombres y con qué apellidos no lo sé. El que tenga que ser”, aclaró Máximo Kirchner quien habla por sí mismo y desde su liderazgo de La Cámpora y en representación de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, nombre que sí, como candidata, merece un párrafo aparte. Sobre su opinión y en representación de su espacio, del gobierno de Alberto Fernández también fue claro diciendo que “...así como estamos, no vamos bien”. Porque si bien hizo la salvedad de que “nosotros no jugamos para atrás”, tampoco juega a favor de otro periodo de Alberto Fernández. Incluso se distanció mas aún afirmando que “esta cuestión de la bicicleta me terminó alejando”en referencia a la toma de decisiones, y remarcando, a renglón seguido, que “el poder no es para cualquiera”.

Así como en Juntos por el Cambio crece la incógnita de una probable postulación del ex presidente Mauricio Macri, en el Frente de Todos, se da por la de Cristina Kirchner. La especulación, subyacente en la mente y mediciones de encuesta de muchos, los coloca frente a frente, pero por ahora lo que trascendió y dejaron trascender es que no tienen pensado postularse. ¿O lo siguen evaluando? Gran incógnita.

Volviendo a Cristina Kirchner, fue su hijo, Máximo, quien la sacó de la gatera de probables candidatos hace ya unos días. Pero quien, en su reciente aparición pública por radio, la describió como “brava y encima es mina”, “ser mujer no es bien visto por una parte del sistema político”, agregando que como “no es que me lo puede contar alguien”, marcó diferencias porque “lo veo en cómo trataban a mi viejo y a ella”. Cuando dijo que “algunos hombres se ponen muy inestables ante eso”, haciendo alusión al nivel de discusión que la vicepresidenta plantea con otros dirigentes, ¿se refirió a Alberto Fernández? Y sí, sin dejar por ello de dejar abierto un gran abanico de hombres del ámbito político. Es más, agregó que, en cuanto al carácter de su madre, “Alberto lo conoce desde hace mucho tiempo “.

Habiendo aclarado en alguna oportunidad por qué lo eligió a Alberto Fernández como candidato a presidente en una fórmula conjunta, Cristina no quiere saber nada sobre lo que podría ser una continuidad del actual presidente por un segundo mandato consecutivo, de modo que no lo apoya ni va a apoyarlo en su pretensión. Tampoco lo va a hacer su espacio dentro del Frente de Todos y, para avalarlo, mostraría la adhesión de votantes del núcleo duro que ella posee como garantía de respaldo. Esta cuestión exige al presidente agrandar su propio núcleo de votantes, sabiendo que será menester demostrar la cautividad del voto peronista. Y, si Cristina decidiese presentarse, con certificación de un piso razonable de voto ciudadano, ¿dejaría de lado su pretensión Alberto Fernández? ¿Y qué haría el resto de los aspirantes del arco peronista?

¿Y Máximo Kirchner candidato? Él no se ha pronunciado sobre su postulación, pese a que varios lo pusieron sobre la mesa de probabilidades hace un tiempo atrás, pero los números de las encuestas no le han sido favorables para llevar adelante semejante aventura. Cuando en su última aparición, se refirió al Frente de Todos como aquel que debía encauzar el verdadero “cambio”, jugando con la denominación del frente opositor, aprovechó para correrse de la “mesa de discusión”, que debe dejar de ser chica para, según él, ser ampliada, siendo que “es mejor que vaya otro compañero u otra compañera”.

En el Frente de Todos se necesita del consenso del peronismo, que lo integra en sus distintas vertientes. La unidad alcanzada en la campaña de las elecciones de 2019, no aparece en el firmamento del partido que logró, en ese entonces, amalgamar distintos espacios que tenían su propio candidato presidencial, encolumnándose detrás de la fórmula Fernández-Fernández. Una vez en el gobierno, la gestión se caracterizó por los continuos enfrentamientos entre el presidente Alberto Fernández y su vicepresidenta Cristina Kirchner, conflictos que aún continúan.

En algún momento tendrán que tomar una decisión sobre los precandidatos que se presentarán en las PASO. Porque aún rigen las elecciones primarias por ley. ¿O las palabras de Massa cuando se refirió a que “eliminar las PASO ya se planteaba en 2019 y yo coincidía” tendrán algún peso?  Hasta analizó su costo, de $50.000 millones planteando que “creo que lo tenemos que debatir”, alejándose de la postura oficial en contra de su eliminación y acercándose a la kirchnerista, que por el momento lo sacó de su agenda política.

El propio Ministro de Economía, Sergio Massa, descartó presentarse como precandidato a presidente por el oficialismo en 2023, tal como lo hizo en 2015, habiendo bajado su pretensión, porque la tenía, en 2019, esta vez respaldándose en que “no tengo contexto familiar para ganar una batalla más grande”.

¿Y los candidatos del Frente de Todos?

 

María Belén Aramburu

 

Te puede interesar
Últimas noticias