Reportaje HI
20/05/2022

2023: La tercera vía, por María Belén Aramburu

En el panorama político nacional se presenta Javier Milei como una tercera vía a los partidos y frentes electorales tradicionales, con una plataforma electoral absolutamente distinta.

2023: La tercera vía, por María Belén Aramburu
L

a tercera vía es una denominación frecuente para varias opciones pero, en términos electorales, se refiere a una tercera opción que puede ser hasta dentro de un mismo partido o frente como ocurrió cerca en el tiempo, con el peronismo dividido en varios frentes que tuvo la tercera vía de construcción con el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, escindida del Frente de Todos y con insuficiente representatividad en aquel entonces como para mover el tablero.

Siendo una vía que presenta una alternativa por lo general diferente a la de los partidos y/o frentes tradicionales, aparece con una propuesta que atrae a los votantes y hace emigrar votos de de los partidos que hasta el momento se mostraban como los más representativos de la inclinación del voto de la ciudadanía.

En España surgieron movimientos desde las movilizaciones ciudadanas descontentas con las propuestas del Partido Socialista Español y el Partido Popular, nunca suficientes a nivel nacional para alcanzar el poder por sí solas, pero instalándose como factor de poder de parte del Poder Legislativo y aliado de los partidos tradicionales que comenzaron a necesitarlos, de acuerdo con sus similitudes ideológicas y/o de ideas, para llegar y afianzarse en el gobierno. En Francia lo pudimos detectar en las últimas elecciones presidenciales y hasta Macron llegó al poder en una primera instancia con un partido propio, fórmula que repitió para ser reelecto, pero necesitando de los votos de un tercero en la segunda vuelta, los de Jean-Luc Mélenchon, para permanecer en el poder, siendo a su vez muy cuestionada por los mismos franceses y hasta los analistas políticos internacionales, la ubicación ideológica de Macron dividida entre la derecha y la izquierda, siendo funcional a los propósitos electorales, así como la observación crítica que se hizo de la política en general para encarar el gobierno de la Quinta República Francesa.

En el panorama político nacional se presenta Javier Milei como una tercera vía a los partidos y frentes electorales tradicionales y/o mayoritarios. Con una plataforma electoral absolutamente distinta a las planteadas por el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, ha venido ganando terreno en todo el país, con un conocimiento más generalizado y que, no por tratarse de una vía alternativa, se ubica tercera en las encuestas en cuanto a caudal de votos.

La ciudadanía convertida en electorado probable para la tercera opción de Milei, es aquella que no sólo adhiere a sus propuestas libertarias, sino que a su vez suma a la desencantada por las plataformas electorales y gestiones de gobierno que los dos principales frentes han desarrollado. Si bien ideas se acercan más a parte del electorado de Juntos por el Cambio que al del Frente de Todos, en las últimas elecciones presidenciales y legislativas se concentró más de un 20% de votantes independientes que no encontraban un camino claro en la búsqueda de emisión de su voto y frente al cual algunos hasta optaron por el voto en blanco o nulo. A ellos tienden a cautivar los principales partidos políticos ya que mueven una aguja importante en la cantidad de votos obtenidos. El núcleo duro ha sido de difícil conservación, salvo en los casos de los fanáticos de uno u otro frente, ya que se han permitido dudar de los resultados de gestión.

Entre los principales representantes de la oposición que hoy miden los encuestadores, Javier Milei aparece entre los dirigentes que integran Juntos por el Cambio, el ex presidente Mauricio Macri, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y la titular del PRO, Patricia Bullrich. Esta última ha mostrado proximidad con Milei y, desde ya, afinidades ideológicas y pragmáticas en cuanto a la ejecución de ideas y políticas públicas.

La inserción o descarte de Milei en Juntos por el Cambio ha sido analizado en el seno mismo del frente, trayendo aparejadas serias diferencias entre quienes lo componen. Milei se ha mostrado siempre como un candidato “contra el sistema”, concepto que ha calado sobre todo en parte del sector más joven del electorado, por lo que se ha enfrentado a los dos principales frentes políticos y lo sigue haciendo. Por ahora, de su parte, no aparece la intención de acercarse a este frente opositor, pese a su proximidad con Patricia Bullrich, quien no atentará contra la unidad de Juntos por el Cambio, al menos en momentos de definiciones programáticas electorales. Esto no sería funcional al frente y ya se lo hicieron notar, por si hiciera falta, el resto de los partidos integrantes de la coalición, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica.

Lo cierto es que la tercera vía que apareció y se fortaleció con Javier Milei, Avanza Libertad, capta cada vez más, una mayor porción de la torta del electorado. Y avanza a pasos agigantados que es lo que le permitió convertirse en una tercera alternativa, que divide a los votantes en tres tercios aproximados que no le brindarían hoy, así segmentados, el triunfo absoluto en primera vuelta a ninguno de ellos.

El desafío de Milei será seguir creciendo y obteniendo conocimiento de parte del electorado que aún ignora quien es, qué hace, qué piensa, qué ofrece como cambio para salir del “sistema” vigente con su autoproclamación de “antisistema”, a la vez que construyendo una imagen positiva como opositor al Frente de Todos.

¿Podría surgir una alternativa a esta tercera vía representada por Milei? Siempre puede aparecer pero por lo que queda hasta las PASO del próximo año, debería tener un sustento con base electoral desde el cual se acreciente su caudal electoral y, por el momento, solo lo podrían ofrecer algunas de las partes que componen los frentes. El surgimiento de representaciones al estilo de España no se encontraría aún vigente en nuestro país y la aparición de la tercera vía está hoy muy vinculada al descontento más que a la adhesión de ideas y su consecuente ejecución.

El descontento de parte del electorado se basa en que ni el Frente de Todos ni Juntos por el Cambio le han solucionado sus problemas que, principalmente, pasan por el dinero en el bolsillo, su subsistencia en muchísimos casos, lo más básico como la alimentación, el trabajo, la salud, la seguridad, siendo que el rubro salud tomó y toma un cariz especial durante la pandemia. A esto se agrega la calidad de vida, capacidad de ahorro, emprendimientos, impuestos, etc. El deterioro evidente en la calidad de vida de los argentinos se lo cobran, en términos electorales, quienes han tenido la oportunidad, a través del depósito del voto y, con ello la confianza, de ejercer la función de gobernar en los ámbitos nacional, provinciales y municipales. El que pudo gestionar y no lo hizo bien, no sería merecedor de otra oportunidad porque ya la tuvo. Ésa es la interpretación actual de la ciudadanía.

Las encuestas continuarán buscando datos sobre el mapa político argentino y cómo encaja cada uno de sus representantes en la credibilidad del electorado quien, desafiante, sabe de su poder a través del voto.

María Belén Aramburu

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento