Editorial HI
03/08/2021

Instrucciones para los candidatos: ¿Estrategia o aprendizaje?, por María Belén Aramburu

Los partidos y su búsqueda de un reglamento para la convivencia interna

Instrucciones para los candidatos: ¿Estrategia o aprendizaje?, por María Belén Aramburu
E

n los frentes políticos más grandes que poseen el caudal de la mayoría de los votantes del país, se están distribuyendo instrucciones para canalizar la campaña electoral en vista a las próximas PASO del 12 de septiembre y conducentes a los propósitos de ganar el mayor espacio posible para las elecciones del 14 de noviembre. Cabe agregar que ninguno de ellos se desentiende de las presidenciales que vendrán en el 2023.

El significado de las elecciones legislativas de este año tienen una enorme y pesada gravitación en cuanto a la representación de los partidos políticos, ya sea de los frentes constituidos o partidos a presentarse, en ambas Cámaras del Congreso sobre todo, más allá de su alcance a nivel de los distritos comprometidos. La búsqueda de la conservación y ampliación del número de bancas tiende a establecer un margen razonable, aspirando a sobrepasarlo también, que le permita un mayor poder de maniobra al oficialismo para su gobernabilidad, y a la oposición para sustentar su lugar, permitiéndole, a los frentes en este caso, un crecimiento para las elecciones presidenciales que se desarrollarán en dos años más que, para el gobierno significaría la continuidad y para la oposición, la alternancia nuevamente en el poder.

Es por estos motivos entre otros, que los frentes y partidos buscan una especie de reglamento de normas de convivencia interna, siendo que están compuestos por distintos partidos políticos que pugnan por su crecimiento puertas adentro y afuera como es el caso de Juntos por el Cambio o, por la puja en la estructura partidaria justicialista dentro del Frente de Todos.

Las últimas encuestas muestran, además de resultados numéricos porcentuales de intención de voto por agrupación política y de dirigentes por cada distrito, las evidencias de dirección del voto a la economía principalmente y a la salud en segundo término en tiempos de pandemia.

Las instrucciones que los precandidatos de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos están recibiendo tienen características similares en cuanto a su contenido, salvo especificidades que le conciernen a cada uno basándose en sus particularidades.

En líneas generales los llamados manuales que circulan para ser estudiados y respetados sin excepción alguna fueron elaborados por profesionales interdisciplinarios. En ellos se ve la mano obvia y contundente de los políticos y economistas, pero también de especialistas en comunicación, media training, coaches, gestores de campañas, sociólogos, psicólogos, principalmente. Los conocedores del terreno difícil, sinuoso, complicado, abocados a la tarea de establecer una estrategia común a todos, tiende a ordenar el ámbito interno y su reflejo hacia afuera. Con la conciencia puesta en la transformación de mentes y discursos de los integrantes de ambos frentes, la idea firme de la llegada al electorado busca la demostración fehaciente de un cambio que revele un contenido diferente al actual que resulta poco convincente para el votante. Los cálculos hacen referencia al electorado cautivo, pero lo que más preocupa a estos espacios políticos son aquellos que los votarían sólo con una propuesta diferente y los que se encuentran ávidos de un depósito de voto que demuestre su disconformidad o, en contraposición, su aceptación de programas políticos disímiles a los hasta ahora presentados desde el gobierno y la oposición. Todos suman y todos restan, de acuerdo sea su inclinación electoral.

En términos generales se les pide a los integrantes de ambos frentes y principalmente a sus precandidatos:
_ Unidad de criterio en cuanto al contenido: un discurso común
_ Unidad interna como un frente común más allá de las diferencias personales y político partidarias
_ Prohibir ataques a precandidatos y dirigentes de sus propios frentes, dejando de lado diferencias actuales y potenciales
_ Evitar ataques de manera reactiva a los candidatos opositores
_ Reparar en los distritos con mayor caudal electoral, sobre todo en los que el voto resulta más difícil de atraer
_ Presentar propuestas que reflejen una agenda con capacidad de solucionar los problemas que preocupan a la ciudadanía principalmente la economía, trabajo, inflación, presión impositiva, crédito e inversiones. La salud en época de pandemia que demuestre capacidad de acción inmediata ante las contingencias que presenta y eventualidades tanto en el sistema sanitario integral como en la vacunación como un hecho concreto y no de expectativa.
_ Agenda política basada además de en la economía y la salud, que comprenda el rol del Estado, la justicia y, ahora tomando también relevancia temas como la política internacional y la corrupción que, en elecciones anteriores, no ocupaban un lugar de tanto relieve.

El título de mi editorial de Hace Instantes apunta a establecer la profundidad del alcance de estas instrucciones que elaboran una estrategia para las próximas elecciones. Si el manual, o instructivo, o como cada cual quiera denominar a esta serie de normas de convivencia muestran un aprendizaje de los políticos en la lectura que el electorado hace de sus comportamientos individuales y partidarios bienvenido sea. Si se queda en la corta mirada de la inmediatez de una campaña electoral y la consecución de resultados favorables, pasará apenas como una circunstancia o acontecimiento más en la historia política de nuestro país. Podría, sin embargo, mostrar a la sociedad que, más allá del voto de cada ciudadano, no alcanzan los buenos deseos o las mejores intenciones y menos los escondidos objetivos para alcanzar la mayor cantidad posible de votos que luego quedan expuestos al descubierto.

Sería buena la comprensión en momentos de crisis como los que se viven, que se entienda que la gente necesita que la mirada esté centrada en ella, en sus necesidades y las soluciones de sus problemas.

Espero que el aprendizaje trascienda y supere la estrategia, porque se remite al fondo por encima de la forma, que a su vez también hace al fondo.

Por María Belén Aramburu

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento