Editorial HI
27/04/2021

Restricciones: Buscando puntos de acuerdo, por María Belén Aramburu

Se acerca el momento de adoptar nuevas medidas

Restricciones: Buscando puntos de acuerdo, por María Belén Aramburu
F

alta poco para la finalización de la vigencia del decreto de necesidad y urgencia dispuesto por el presidente Alberto Fernández. A partir de las 0 hora del viernes 30 de abril habrá modificaciones en las restricciones impuestas hace unos días y se espera que las medidas a adoptar de aquí en adelante cuenten con el consenso de las administraciones que conforman el AMBA, región afectada por el número elevado de casos de contagios, saturación del sistema sanitario en cuanto a la disposición de camas y recursos humanos a lo que ahora se suma en algunos centros asistenciales, escasez de oxígeno para los respiradores y merma de estos últimos que han debido ampliarse en cantidad en los lugares donde están haciendo falta.

La reunión del viernes pasado en Casa de Gobierno contó con la presencia del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, sin haber sido parte del convite el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. Las diferencias entre este último, el presidente Alberto Fernández y el gobernador provincial en relación con la apertura o cierre de las escuelas, medidas que no pasaron por el acuerdo entre las partes, con la posterior judicialización que permitió la continuidad de las clases presenciales para luego prohibirlas, la inmediata instancia de intervención que se le dio a la Corte Suprema de Justicia que aún no se expidió sobre la forma ni, sobre todo, el fondo de la cuestión que refiere a la constitucionalidad o inconstitucionalidad de estas decisiones en base a la autonomía de la ciudad, alejaron a los jefes de Estado que ahora estarían buscando un acercamiento ya sea que se vean las caras en una reunión antes de la extensión del decreto de necesidad y urgencia bajo una nueva modalidad de mayores restricciones, o porque las posturas sostenidas ante esta nueva ola de contagios los lleven a asumir en sus respectivos distritos estrategias similares conducentes a impedir la veloz y virulenta reproducción del COVID19.

El acercamiento entre las partes, gobiernos nacional y porteño, se está dando en cuanto a que desde los ministerios de Educación de estos distritos, se está analizando una presencialidad que no sea la que se estableció desde fines de febrero con el comienzo de las clases en que gradualmente fueron incorporado grados del primario y años del secundario para abarcar a la totalidad del alumnado en las clases, sosteniendo que los alumnos asistan a las escuelas dos o tres veces por semana en lugar de todos los días, por burbujas que van alternando su presencialidad para evitar la concurrencia simultánea a clases, otorgándole prioridad a ciertos grupos ya sea por edades y sus particularidades, o porque no pudieron cursar satisfactoriamente entendiendo las materias curriculares en modalidad virtual o por impedimentos surgidos de las falencias en la conexión tecnológica requerida, todas ellas contemplaciones que no tienden a una apertura absoluta o a un cierre total de escuelas buscando un término intermedio de solución. Cada distrito por su cuenta lo está planteando y a su modo elaboran estrategias que sobrevendrán en la próxima etapa y que, desde ya, requieren de un armado de ingeniería puntillosa para la elaboración de protocolos a cumplir. Distinta es la situación que plantea la provincia de Buenos Aires con una inclinación del Ministerio de Salud a través de su titular, Daniel Gollán y su vice, Nicolás Kreplak, quienes vienen sosteniendo mediante declaraciones públicas en medios y redes sociales, que un cierre total es la mejor opción. Al igual que sucede entre la Nación y la Ciudad, todo indica que ya sea en una reunión presencial que sería lo óptimo en Casa de Gobierno o, a través del establecimiento de estrategias conducentes a abordar el tema de la educación en línea al menos con la del presidente Alberto Fernández, se evitará dejar a los niños y adolescentes fuera del ámbito escolar si es que la situación sanitaria y epidemiológica de cada distrito a analizar lo permite, ya que en el conurbano bonaerense algunos municipios atraviesan una circunstancia crítica en la atención de su sistema sanitario. En esta cuestión no sólo se considera el tema de la presencia en las aulas sino también el de la movilidad a través del transporte público, aspecto que puede diferir entre los distritos considerando como afirma el gobierno de Rodriguez Larreta que los menores son llevados a la escuela cercana a su domicilio por sus padres o van por su cuenta caminando, mientras que el gobierno de Kicillof argumenta que la distancia impone el uso del servicio público para trasladarse hacia y desde la escuela. Una reunión entre el Jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero y su par de ciudad, Felipe Miguel, sirve para acercar a las partes.

Considero que el cierre total como lo he expuesto en otra editorial de @Haceinstantes es el último recurso en una cadena de posibilidades que sólo podría ser sostenido por un breve lapso con fecha de inicio y de finalización de existir una situación insostenible desde el sistema de salud. Los abordajes más creativos que requieren de planificación con la estructuración de protocolos que deben ser controlados para lograr eficacia en su estricto cumplimiento evitando empañar el período establecido para la implementación de medidas para ser llevadas a cabo con éxito, requerirán de estudios de experiencias foráneas de países que ya atravesaron y algunos siguen atravesando, situaciones de emergencia, que sostuvieron cierres y flexibilizaciones parciales y del análisis de la situación propia, doméstica, que llevará a la formación de las mejores decisiones.

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta es proclive a mantener la actividad económica y las escuelas abiertas con protocolos asignados a cada una de ellas. Las medidas restrictivas sólo serán tenidas en cuenta si la cantidad de casos sube. Por el momento, los datos suministrados por el Ministro de Salud del distrito, Fernán Quirós, apuntan a una meseta elevada y en la actualidad a un descenso de casos a evaluar en las próximas horas antes de tomar decisiones para la próxima etapa a partir del viernes.

El gobierno de Axel Kicillof, más proclive al cierre de actividades, se muestra más propenso a decretar mayores restricciones con protocolos a cumplir a rajatabla, por lo que los jefes de distrito estarían acercándose cada vez, intentando arribar a soluciones intermedias, aunque lo hiciesen cada uno por su cuenta. De todos modos, el acercamiento se está tratando de lograr.

A diferencia del encuentro anterior, en Casa de Gobierno, del presidente Alberto Fernández con expertos de distintas áreas en el que algunos pidieron un cierre total, la moderación es la que inclinó la balanza para alcanzar términos medios con protocolos a ser controlados en su ejecución.
El regreso a Fase 1 en un país que la mantuvo junto con la fase 2 de manera muy prolongada en el tiempo no es sustentable salvo una situación de extrema emergencia sanitaria. Es por ello que propongo se acuerden medidas intermedias que no afecten la psiquis individual, el entretejido social, la economía en todos sus rubros, apelando, como siempre he sostenido, a la responsabilidad de cada uno y la de todos nosotros en su conjunto.

La adopción de nuevas medidas requiere de un exhaustivo estudio y análisis de la situación epidemiológica vigente pero a su vez de la economía de cada uno de los sectores a los que se involucra en las mismas, además de la consideración individual y social comprometida.
 

Por María Belén Aramburu
 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento