domingo 26 de mayo de 2024
Muy nuboso 6.6ºc | Buenos Aires
11/09/2023

El envión de Santa Fe para Juntos por el Cambio

Habiendo obtenido más del 58% de los votos, Pullaro se legitima en el poder con Unidos para Cambiar Santa Fe, además de consagrarse como el primer gobernador radical de la provincia.

El envión de Santa Fe para Juntos por el Cambio

El envión que proporcionó este último domingo el triunfo del diputado Maximiliano Pullaro, en la provincia de Santa Fe, le dio un fuerte impulso a Juntos por el Cambio. La diferencia de casi 30 puntos respecto del segundo, el senador Marcelo Lewandowski, del oficialismo peronista del actual gobernador Omar Perotti de Juntos Avancemos, puso a la coalición que pretende llevar a Patricia Bullrich a la presidencia, en el centro de la atención política y mediática.

Habiendo obtenido más del 58% de los votos, Pullaro se legitima en el poder con Unidos para Cambiar Santa Fe, además de consagrarse como el primer gobernador radical de la provincia que pretende, además de solucionar los problemas económicos que atañen a todos los distritos, ocuparse especialmente de la seguridad que azota el territorio, con el principal objetivo de combatir el narcotráfico, principal eje de campaña del candidato.

La foto del triunfo de Pullaro mostró juntos a Patricia Bullrich, la candidata presidencial de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y al senador Martín Lousteau, entre otros. Distintas fueron las fotos de la antesala de las PASO provinciales, en las que se veía a Bullrich apoyando a Carolina Losada, y Rodríguez Larreta y Lousteau, a Pullaro. Fueron anteriores a las PASO nacionales del 13 de agosto, y la feroz interna entre Bullrich y Larreta, le había dejado un sabor amargo a la ex Ministra de Seguridad que hoy pudo alzarse con el éxito de un distrito que concentra el 7,9% de los votos del padrón electoral total.

El triunfo de Bullrich ante Larreta ubicó a Pullaro del lado de la vencedora. Y a Bullrich del lado del vencedor. Es por eso que, como candidata presidencial de Juntos por el Cambio, fue tan protagonista como el futuro gobernador radical, aprovechando esta enorme posibilidad que le da uno de los principales distritos del país en cuanto a caudal de votos, para nacionalizar el resultado y aseverar que este triunfo sirve para “enterrar definitivamente al kirchnerismo”. También puede decirse que le proporciona a Bullrich una mirada diferente, basada en el conglomerado de los tres partidos que integran el frente, sobre todo puesta sobre la UCR, que le brinda territorialidad, más allá de la que, con el tiempo, fue adquiriendo el PRO. 

La pretensión de la proyección nacional que todos los partidos y/o frentes hacen para sumarse a la cascada que puede provenir del éxito de un candidato propio en un distrito, es relativa. Este tema lo he desarrollado en editoriales anteriores de @Haceinstantes. No se puede dar por sentado un efecto multiplicador de un triunfo electoral en un distrito que implique la nacionalización del mismo, pero sí puede marcar una tendencia en la proyección a nivel nacional que solamente tendría una ponderación de peso específico si se suman todas, y a la vez estas responden positivamente a la propuesta nacional, tal como lo hicieron en la provincial correspondiente. Así es que el triunfo de Santa Fe se suma a los de Jujuy, Chubut, San Luis y San Juan, su gobierno en Corrientes y las expectativas de éxito en la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza, además de las provincias de Entre Ríos y Chaco. De este modo se aseguraría diez gobiernos de Juntos por el Cambio, a la espera de su repercusión a nivel nacional en las elecciones de octubre, y bajo un gobierno propio con Patricia Bullrich a la cabeza.

El senador radical Martín Lousteau, quien por poco margen resultó derrotado en las PASO en la Ciudad de Buenos Aires frente a Jorge Macri, es el referente de Maximiliano Pullaro a nivel nacional. Fue quien lo apoyó junto a Larreta, también su aliado en el distrito porteño hasta que el Jefe de Gobierno asumió el compromiso de apoyar a Macri, para que lograra convertirse en el gobernador que representa a la UCR, después de 63 años, desde 1966, en que Aldo Tessio finalizó su mandato en la provincia.

Es de la mano de Lousteau que Pullaro se sumó a Juntos por el Cambio, ya que antes formaba parte del Frente Progresista de Santa Fe, integrado por el radicalismo y el Partido Socialista. Ocupó varios cargos con este frente, hasta que fue designado Ministro de Seguridad por el gobernador Miguel Lifschitz, gestión criticada por su contrincante en las PASO, la senadora Losada, quien lo enfrentó públicamente, habiendo sido réplica de la contienda, a nivel nacional, de la de Bullrich y Larreta. Mostrando un fuerte alineamiento con Bullrich, Pullaro se asegura contar con quien podría detentar el Ejecutivo Nacional y, de este modo, afín al suyo que ya lo tiene confirmado por el voto popular.

Nadie puede tampoco asegurar que va a haber aluviones de votos en distritos con próximas elecciones, salvo que se puedan ver como espejo de los triunfos que les anteceden para, de esta manera, tomar impulso para el envión que los puede llevar al triunfo a nivel distrital y nacional. En Santa Fe no hubo un candidato oficial de Javier Milei que los pudiese eclipsar, como así tampoco lo hubo en muchísimos distritos, cuestión que no impidió que obtuviese el primer puesto como candidato electo el 13 de agosto. Pero, así como el libertario está capitalizando el éxito obtenido en las PASO, de este mismo modo, Juntos por el Cambio puede obtener rédito de sus triunfos electorales, y en especial de este último, una provincia muy valorada en términos electorales, para lograr atraer votos errantes que se sumen a los cautivos, además de los indecisos.

Hasta el 22 de octubre Juntos por el Cambio, como el resto de los frentes y partidos, sabe que queda un camino por recorrer para afianzar la campaña electoral rumbo a la Casa Rosada. Es una etapa de construcción de verdades, ya que a las falsedades se las lleva el viento y los votantes ya demostraron que están cansados, más bien hartos, de la manipulación que, ejercida sobre ellos, emerge de dirigentes que, no sólo no resuelven sus problemas más urgentes, sino que los agravan.

Patricia Bullrich, en su intento de atraer votos a su favor, buscará convencer a los propios en quedarse, a los que comparten ideología con Milei formar parte de sus filas, y a los indecisos convertirlos en adeptos o, al menos, acercarlos para adherir su votación el 22 de octubre. Tendrá que convencerlos de ejercer sus derechos a través de un voto positivo, racional, pensado, convencido de la fortaleza y conveniencia de la elección de Juntos por el Cambio, a la vez que emocional, que arrastre al juego de la magia que el frente supo armar cuando alcanzó la presidencia Mauricio Macri. Todavía tiene tiempo. El contundente éxito de la elección en la provincia de Santa Fe la está ayudando.

María Belén Aramburu

Te puede interesar
Últimas noticias