Política
08/04/2022

Inflación: entre la economía y la política, por María Belén Aramburu

Basta ir al supermercado o al almacén del barrio y hacer las compras para advertir el vertiginoso crecimiento de los precios.

Inflación: entre la economía y la política, por María Belén Aramburu
E

l flagelo de la inflación se instala una vez como un monstruo en la historia económica de la Argentina. Sabemos que no es el único pero sí el que reflejando un índice en el último mes que puede sobrepasar el 6% o, al menos más del 5% como me dijeron algunos economistas del sector privado aunque la mayoría de los consultados se refiere a un 6,2%, lleva a la economía a un callejón de difícil salida. Una medición reciente de la CGT levanta la vara y pone a la inflación de marzo en un 6,8%, con aumentos de hasta un 9% en los alimentos. Basta ir al supermercado o al almacén del barrio y hacer las compras para advertir el vertiginoso crecimiento de los precios.

La repercusión en toda la sociedad es dramática. A la crisis que muchos sectores han venido atravesando sobre todo en pandemia tratando de recuperarse posteriormente, algunos sin haberlo siquiera logrado, se suma que se ven sacudidos por semejante índice de inflación. Los sectores más bajos y vulnerables, con fuertes carencias económicas para su supervivencia, son los más castigados. Arrastrados por partidos políticos y reclamos genuinos de búsqueda de trabajo ya que no todos protestan para obtener mayor cantidad de planes sociales y que estos sean mejorados, las calles de Buenos Aires se colmaron de manifestantes generando malestar en quien administra el distrito, Horacio Rodríguez Larreta, generando otro enfrentamiento con la Nación.

El impacto sobre la clase media es muy notorio en cuanto a su empobrecimiento. Nadie le escapa a la inflación. Es una carrera perdida. Y la re adecuación de los salarios corren siempre atrás de estos índices. El dinero no alcanza para llegar a fin de mes, las cuentas de lo más básico e imprescindible no se pueden pagar, la gente siente principalmente en sus bolsillos los precios de los alimentos, de los que no puede prescindir.

La reunión entre funcionarios gubernamentales, la UIA y la CGT no alcanzó para llegar a acuerdos en común porque el desgaste que trae aparejado el aumento de precios pone a todos los actores en un escenario complicado para resolver con las demandas que los referentes tienen de los sectores que lideran. Desde la industria no fue aceptado el pago de un bono, las paritarias tendrán ajustes periódicos para no quedar rezagados en relación con incrementos que no se sabe hasta dónde pueden llegar, pero saben que nada alcanzará para el bienestar de los argentinos. La pretensión de obtener un 20% de aumento salarial en un primer tramo y llegar a un porcentaje mayor al 40% durante el primer semestre, con revisiones cada tres o cuatro meses, según fuentes sindicales, advierten sobre la gravedad del efecto inflacionario.

Lo que la política demuestra entrelazándose con la economía, es que los interlocutores son varios y van apareciendo distintos al compás de la interna del oficialismo. Los sectores que reclaman sintiéndose y reconociéndose  más cercanos al presidente Alberto Fernández o a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, buscan interlocutores válidos que no siempre encuentran y, evidentemente, se van insatisfechos con las respuestas que reciben. La interna del Frente de Todos hace pensar a quienes tienen la pretensión de sentarse a dialogar y a acordar, que no saben el poder y la influencia de aquellos con quienes están teniendo las reuniones a las que son convocados o solicitan, ya que estos pasan como con un péndulo de un lado al otro según las circunstancias cortoplacistas del presente.

En mayo corresponde la primera de las varias revisiones que el Fondo Monetario Internacional hará sobre las cuentas de nuestro país. El ahora Ministro Guzmán sería quien se debiese ocupar de rendirlas, o no. La oposición tampoco parece ofrecer respuestas desde un espacio políticamente estable para enfrentar semejantes problemas económicos de llegar al gobierno en 2023 y tener que renegociar la deuda en 2024, como le pasaría al gobierno de turno que fuese. Otra duda es la que concierne a la nota que la Argentina obtendrá tras la revisión del organismo financiero, telón importante para continuar la obra del armado político y económico, nacional e internacional.

Siendo que además la estabilidad de algunos funcionarios es cuestionada, como el caso del Ministro de Economía, Martín Guzmán, por parte del cristinismo y al respecto han sido muy claros especialmente Cristina Fernández, su hijo Máximo Kirchner y quien fue el ministro de Economía durante la presidencia de Cristina, Axel Kicillof quien como gobernador de la provincia, estalló refiriéndose a “la situación social en el conurbano y el interior bonaerense”, los cambios en el gabinete desnudan otra vez la interna. Muchos advierten en Kicillof su intención de desdoblar las elecciones y un mensaje propio y ajeno, de la vicepresidenta, hacia Alberto Fernández. Recientemente fue el secretario de Comercio, Roberto Feletti, quien apuntó directamente contra el Ministro Guzmán. Recalcó que “estamos en un mundo muy difícil y acá el Ministerio de Economía tiene que bajar líneas claras” y se refirió a la falta de una “política antiinflacionaria consistente”.

Como si no bastaran las críticas, el ala fiel a Cristina Fernández pega en el blanco ministerial con la intención de ocuparlo y re programarlo. Para que no queden dudas se apunta estratégicamente, directo al blanco. Pero, en un escenario de absoluta y profunda incertidumbre, las especulaciones sobre la partida de Guzmán y el tan incierto reemplazo sin un nombre concreto, que se posicione en uno u otro lado de la disputa interna, con la posibilidad de la fusión de algunos ministerios, acrecienta la falta de resolución de los problemas concretos de la economía, su abordaje inmediato y esa sensación de que el barco nunca está navegando por aguas calmas con la mirada en el puerto más cercano.

María Belén Aramburu


Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento