miércoles 24 de abril de 2024
Cielo claro 15.9ºc | Buenos Aires
28/08/2023

La economía como eje de los candidatos... y de la gente

Los votantes buscan una solución urgente a los temas que les son más sensibles como la economía y la seguridad.

La economía como eje de los candidatos... y de la gente

Marcando la cancha Javier Milei, quien es economista y, se esté de acuerdo o no con el programa que plantea para un eventual próximo gobierno la economía es su fuerte, y Sergio Massa, político de raza de hace muchos años con el cargo de Ministro de Economía, la candidata a presidenta, Patricia Bullrich debió poner eje, principalmente, en un planteo de lo que sería la economía, de ejercer ella la presidencia, y lo hizo con nombre y apellido de quien públicamente será ungido en las próximas horas, como el titular de esta cartera de obtener el triunfo en las elecciones generales.

Bullrich acapara la atención en los últimos días con su decisión, que ha sido consensuada en las más altas esferas partidarias, de la elección de Carlos Melconian, quien armó un programa, a través de la Fundación Mediterránea, para el candidato que lo requiriese. Su nueva postulación lo enmarca en un contexto frentista político que lo ubica puntualmente en Juntos por el Cambio, y en un trabajo con una postulante concreta como lo es Bullrich, quien además le está solicitando que todos los integrantes de la constitución de su equipo, sean puestos a disposición para el cumplimiento de dicho propósito. Además deberán contar con las propuestas de los economistas de sus socios partidarios, los radicales y los de la Coalición Cívica, que ya han venido colaborando en el armado de un plan económico al que no pretenden perderle pisada.

La elección de un potencial Ministro de Economía era lo que le hacía falta a Patricia Bullrich para que hablara en nombre de su eventual futuro gobierno. Supo hacer rápidamente esta lectura porque, como dije anteriormente, sus contrincantes son, un economista y un titular de la cartera de Economía. Muchos le criticaban su falta de profundidad en los temas económicos, cuando tanto Milei como Massa se explayaban y destacaban en el desarrollo de los mismos, y es en lo que la ciudadanía se centra, entre otras consideraciones, a la hora de votar.

Habiendo tomado nota sobre la relevancia de la economía para los votantes, que buscan una solución urgente a los temas que les son más sensibles como lo son este y la seguridad, es en esta última materia en la que Bullrich se destaca por sus conocimientos y puesta en práctica a través de acciones concretas en el ejercicio de la función como Ministra de Seguridad de Mauricio Macri. En esta oportunidad se corre a un costado para darle paso al que sería un súper ministro, con gran capacidad de comunicar, como es aquella con la que cuenta Melconian. Luciano Laspina, quien era a su vez señalado como probable ministro, ocupará un puesto importante en el armado del plan económico y su posterior implementación de ser factible, especializándose en las cuestiones técnicas, ya que los dos nombres eran barajados como factibles en la ecuación de Bullrich.

Como Ministro de Economía, Sergio Massa tiene los pros y los contras de ejercer el cargo. El ejercicio de la función desgasta, pero, de poder demostrar logros y el éxito en la gestión, el resultado podría ser promisorio. Es quien se muestra activo, y se podría decir el más activo en el gobierno de Alberto Fernández, aún más siendo quien debe tomar las riendas de la economía. Los niveles inflacionarios están por las nubes y las medidas que va adoptando con el objetivo de bajarlos son tanto aceptadas como rechazadas por ser calificadas de inconducentes e insuficientes. Son los riesgos del cargo, y aún más si desde el mismo pretende lanzarse como futuro presidente. Porque lo que le juega a favor también le juega en contra. Como dije anteriormente, siendo Ministro de Economía, no sólo le depara presentar un programa económico a futuro, si no, imperiosamente, hacerlo en el presente, por lo que el manejo de la inflación es un tema a resolver por quien detenta la cartera de Economía en este o en cualquier gobierno.

Otro tema que le atañe a Sergio Massa, y lo está resolviendo, mediante negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, es el de la deuda externa. Habiendo conseguido un desembolso de US$7.500 millones, el ajuste exigido por el organismo para dar cumplimiento a la entrega de los fondos, se hizo sentir en la economía doméstica, a modo de ajuste. Si bien Milei expresó que si él estuviera en el gobierno el ajuste sería mucho mayor, redoblando la apuesta, el que actualmente está llevando el gobierno de Alberto Fernández, impulsó a Massa a tomar medidas conducentes a poner plata en el bolsillo del sector de la población más vulnerable, por medio de bonos. Como toda medida llevada a cabo por un gobierno, es plausible por unos y criticada por otros, aunque Massa se encuentra con filas propias descartando un plan que consideran tanto inoportuno como inasequible. A todas ellas, habría que sumar las medidas anteriormente adoptadas en el ámbito financiero como lo fueron las subas de las tasas de interés de los plazos fijos y otro dólar en el sector agropecuario, siendo que no es mucho lo que puede hacer el Banco Central en cuanto a su intervención en el mercado sin reservas a la mano y con un swap con China que representa un costo financiero ante cada nuevo movimiento que se realice.

Javier Milei, habiendo sido el candidato más votado en las PASO, busca sumar votos con sus propuestas económicas, sobre todo la de la dolarización, para lo cual cuenta con acceso a mayor cantidad de programas en los medios de comunicación convencionales y los digitales, por los que puede brindar una promulgación más efectiva y eficiente de las estrategias a implementar en un probable futuro plan de gobierno, cuestión de la que se quejaba antes de la obtención de semejantes números en las elecciones primarias. Su referencia a la economía es locuaz y, habiendo sido atractiva para juntar el caudal de votos que atrajo en las PASO, el interés por ellas creció en pos de un estudio más profundo sobre lo que marcó la distancia obtenida por Milei respecto de los otros candidatos presidenciales, y por lo que traería aparejado su plan económico, de ser aplicado en nuestro país si se alza con el triunfo en las generales.

Todos los candidatos se centran en la baja de la inflación, la reducción del déficit fiscal, el superávit comercial, qué hacer con el tipo de cambio para que sea competitivo, el cepo, el gasto público, impuestos, etc., con métodos diferentes que cada uno asumirá de acuerdo a los planes gubernamentales que están exhibiendo. La división en tercios del electorado, conlleva a un minucioso engranaje que exige el movimiento perfecto para no dejar nada al azar. Las últimas elecciones vieron crecer en dos millones el número de votantes de las PASO a las generales y se calculan otros 400.000 del remanente de los que quedaron fuera del juego eleccionario. Apuntando a captar esos votos, es que Milei, Massa y Bullrich, entran en la arena de la economía, para convencer a la ciudadanía que tienen las mejores propuestas para resolver sus problemas. Pero también saben del techo que alcanza por el momento cada uno de ellos, difícil de empujar, e imposible de forzar.

Los acontecimientos en nuestro país son tan variables, que la previsibilidad peca de ingenua en estos casos. Los candidatos saben que cualquier cálculo puede fallar, tanto en contra como a favor, por lo que, con los resultados tan ajustados obtenidos en las primarias, lo mejor será seguir trabajando para explicar qué programa económico permitirá a los argentinos salir de la crisis, y ser como una flecha que apunta con destreza al blanco, para lo cual se necesita ser un gran comunicador, claro y al grano, combinando la razón y la emoción en cuotas semejantes.

María Belén Aramburu

Te puede interesar
Últimas noticias