Editorial HI
17/12/2020

Esperando la vacuna, por María Belén Aramburu

¿Quiénes serán los primeros en aplicarse la vacuna que por el momento es sólo la Sputnik V?

Esperando la vacuna, por María Belén Aramburu
G
ran Bretaña fue el primer país en comenzar con la vacunación. Y lo hizo con la Pfizer Biontech de laboratorios estadounidense y alemán, no con la de un laboratorio de su propio país como es Astra Zeneca. El segundo fueron los Estados Unidos, todavía bajo la presidencia de Donald Trump y a pocos días de asumir el primer mandatario electo, Joe Biden, siendo ésta una vacuna de un laboratorio de su nacionalidad.

La contemplación de la emergencia en un estado de pandemia que engloba al mundo entero quizás no se preste para disquisiciones del orden de las nacionalidades de cada una de las vacunas testeadas, aprobadas y por aprobarse, ya que los criterios de masividad luego de las que son y serán las aplicaciones más necesarias y urgentes, debiesen caracterizarse a su vez por la equidad para lograr su rápido acceso sin distinción de países más o menos desarrollados y de solidaridad cuando los más carecientes cuyos sistemas de salud a la vez son los más precarios, inevitablemente estarán más lejos del proceso y sus resultados.

En nuestro país 6.000 voluntarios se testearon desde agosto en el Hospital Militar con la vacuna de Pfizer Biontech, por lo que a ellos les brindo mis aplausos y gratitud, a la vez que, con su doble aplicación de dosis, siendo la segunda la más compleja en cuanto a sus efectos vinculados con los síntomas de la enfermedad, nos permitieron conocer el desarrollo de este ensayo clínico.

Gran desilusión se generó entre ellos cuando, consultados por la decisión adoptada por el gobierno de Alberto Fernández a través del Ministro de Salud Ginés González García se supo que no iba a ser aplicada en nuestro país. Esta vacuna, según afirmó el infectólogo argentino Fernando Polack, tuvo una eficacia de 97%.

Comenzando la vacunación en Gran Bretaña y los Estados Unidos y siendo la Argentina un país de testeo con prioridad, justamente por este motivo, para obtener la vacuna apenas fuese aprobado el final de la fase 3, acá no llega.

Consulté a algunos médicos que se encuentran trabajando sobre este tema en Gran Bretaña y su respuesta fue que el gobierno nacional había elegido comprar la vacuna rusa Sputnik V, desechando por el momento la Pfizer. Otros me respondieron que se hacían diferencias entre los países desarrollados y en desarrollo.

Desde el gobierno nacional, el Ministro Ginés González García explicó que "en la negociación se nos pidió una ley para tener alguna seguridad, que les diera esa inmunidad, y después apareció en la negociación que no era suficiente, que había que hacer una nueva ley y que el contrato no lo firmara yo y lo firmara el presidente", calificando esta cuestión como de "condiciones inaceptables". Desde la oposición algunas voces se escucharon, entre ellas la de Alfredo Cornejo, titular de la Unión Cívica Radical a nivel nacional, quien pretende cuestionar en principio al Ministro de Salud en el Congreso, por haber tomado estas medidas dejando fuera de su inmediata aplicación a la vacuna Pfizer luego de haber logrado finalizar su tercer estadío.

La expectativa del pronto arribo de una vacuna que está siendo implementada en otros países con la prioridad que nos daba el testeo, quedó reemplazada por la de la llegada en diciembre, o al menos eso dicen por estos días, de la vacuna rusa.

Una comitiva encabezada por la viceministra de Salud, Carla Vizzotti, junto con miembros de la ANMAT viajaron a Rusia. ¿El motivo del viaje? Conocer, dicen, más de cerca la tecnología de esta vacuna, viaje ahora hecho público luego de que trascendiera el anterior que no había sido anunciado oficialmente. De todos modos y atajando cualquier impedimento que se interponga en el camino, se menciona una logística complicada para traer miles de dosis al país en este mes, serían 600.000 para vacunar a 300.000 personas, ya que este plazo es el que se firmó con Rusia previo aval que se requerirá de la ANMAT y con la autorización "modo emergencia" del Ministerio de Salud.

¿Podría la Sputnik V lograr la aprobación de la Food and Drug Administration, FDA, de los Estados Unidos y de la EMA europea siendo las más respetadas a nivel mundial? Por ahora Estados Unidos está aplicando la propia y Gran Bretaña, con el Brexit y su propio organismo de aprobación, la Pfizer también. Los países de una Europa que se puede tildar de occidental va en ese camino.

Para los meses de enero , si se cumplen los plazos previstos, podrían estar vacunadas 10 millones de personas con la llegada y el suministro de 20 millones de dosis de la Sputnik V, contando esta vacuna con un 91,4% de efectividad lograda en 22.000 voluntarios según sus propios desarrolladores.

Pero apareció otra novedad. Desconcertante por cierto. Saber que el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, no se va a aplicar la vacuna porque no está aprobada para su uso para personas mayores de 60 años y sólo podría aplicársela el grupo etario en el que fue testeada, haciéndolo "cuando sea posible". El grupo en el que fue probada en Rusia es de 18 a 60 años sin enfermedades crónicas, dejando también afuera de la prueba a las embarazadas y en período de lactancia. 

Con el cálculo probable de trastearse y aprobar su uso para mayores de 60 años que desde la Federación Rusa, la viceministra de Salud, Carla Vizzotti, aseguró que "a fin de año ampliarán la vacunación a los mayores de 60". Se espera la finalización de los trámites de parte de las autoridades regulatorias para abarcar a todos los grupos vulnerables que detallé más arriba en otro párrafo.

De la Astra Zeneca de la cual también debiésemos tener prioridad para su aplicación, no se tienen noticias tan avanzadas sobre su eficacia pese a que había aparecido como la más probable de llegar en primer lugar a finalizar todos los pasos necesarios para su aplicación.

¿Quiénes serán los primeros en aplicarse la vacuna que por el momento es sólo la Sputnik V? Los de mayor riesgo por sus responsabilidades laborales como son el personal de salud, seguridad y educación, los de mayor vulnerabilidad por su edad y aquellos que presentan enfermedades preexistentes, comorbilidades.

¿A quiénes se recomienda la aplicación de la vacuna en un estado de fase3? A los anteriormente mencionados. Por la razón que el riesgo de las consecuencias y efectos secundarios de ser aplicada, es menor a la mayor probabilidad de enfermedad y muerte de no contar con su aplicación.

Para el resto de la población, de ser posible, se recomienda la inoculación de la vacuna en un estado de fase 4, lo que conllevaría un año más de tiempo de prueba.

Y esto también viene a cuento de que en la fase 3 se va probando en grupos etarios y con características específicas, que es lo que está pasando con la Sputnik V y con todas, con la diferencia que ya encargamos y compramos millones de dosis, con la argumentación además de las expuestas que podría atrasarse la llegada de las vacunas de otros laboratorios, y nos encontramos con las declaraciones de Putin y las dudas que se generan a partir de ellas más allá de las aclaraciones.

A partir del 20 de diciembre se darían a conocer los resultados y decisiones para la utilización de la vacuna en mayores de 60 años, siendo la única con la que la Argentina va a contar.

¿A qué vacuna nos estamos refiriendo? A la Sputnik V, la rusa, con quien el gobierno ha venido estrechando sus lazos diplomáticos con la pretensión de solidificar los comerciales, desde el inicio de su gestión.

Siendo que no será de aplicación obligatoria sino voluntaria aunque en los casos de riesgo, altamente recomendable, algunos esperarán la llegada de vacunas procedentes de los laboratorios Pfizer Biontech, Astra Zeneca, Moderna, también estadounidense, y de otros.

¿La vacuna está vinculada a un panorama político-ideológico una vez comprobada su eficacia? Según quien la analice. Para muchos sí, por una cuestión de confianza relacionada con principios y valores atados a una cuestión política.

Mientras, la pandemia continúa afectando a la humanidad toda, y esperamos la vacuna... Nosotros, esperando la rusa. ¿Y las demás?

 

Por María Belén Aramburu

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento