Editorial HI
29/08/2020

Ser abogado en estos tiempos es una actividad esencial, por Laura Kalerguiz

Hay 305 abogados por cada 100 mil habitantes en nuestro país

 Ser abogado en estos tiempos es una actividad esencial, por Laura Kalerguiz
Autor: Laura Kalerguiz
H
oy es el día del abogado. ¿Por qué?

El 29 de Agosto de 1810 (miren que año justo, no?) nace Juan Bautista Alberdi. El de la Avenida que une Caballito y Flores. Si, si, ese mismo.

¿Y quien fué Juan Bautista Alberdi? Nada más ni nada menos que a quien le debemos la Constitución Nacional, ese librito finito que seguramente estudiaste en el colegio, con un Preámbulo que, si fuiste a la primaria en los 80, te lo hacían aprender de memoria.
Y por qué hablo así del librito más importante de nuestro país? Porque si lo respetarian como corresponde, seguramente no pasarian las injusticias que pasan, pero eso lo tratamos más adelante...
 
Volvamos a Alberdi:

Este buen hombre, estudió derecho en Chile y se dedicó casi toda su vida profesional a estudiar las distintas constituciones de todos los paises, de aquellos que por 1850 ya tenían Constitución, para que nosotros tengamos la nuestra. En 1852 publicó un libro que se llamó "Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina¨, más conocido, sobre todo entre los abogados, como "Las bases de Alberdi". Ese libro fue el pilar de nuestra Constitución que se sancionó al año siguiente.

En 1853, nuestra primera Constitución, organizó nuestra forma de gobierno, los poderes del estado, dio protección a los derechos individuales de las personas, entre otras muchas cosas más. Miren si fue importante Alberdi! Y estamos hablando de 1853, cuando estábamos tratando de dejar de pelearnos entre unitarios y federales y Alberdi puso fin al conflicto (bueno, no sólo Alberdi, hubo otras cuestiones históricas también, pero él como abogado ayudó...) y finalmente ¡fuimos una República!
 
En el último censo del 2018, hay 305 abogados por cada 100 mil habitantes en nuestro país... ¡somos un montón! Y menos mal que lo somos, sobre todo en estos tiempos...

¿Qué pasaría si no hubiera abogados? Y no me contestes con el chiste fácil de que seriamos un país mejor. Acordate de Alberdi, que era abogado, acordate de Moreno, de Belgrano... y más acá en el tiempo, el padre de la democracia, Raúl Alfonsín era abogado.
 
¿Qué hubiera pasado si ellos no hubieran estudiado derecho?
¿Cuántos profesionales hay que luchan día a día, y se hacen malasangre porque no pueden conseguir la justicia que necesitan sus clientes?
¿Cuántos legisladores abogados luchan contra la burocracia politica para poder obtener leyes que tutelen derechos que no están protegidos?
¿Cuántos empleados judiciales abogados, trabajan muchísimo diariamente para sacar expedientes?
¿Cuántos jueces piensan una y mil veces antes de firmar una sentencia, porque saben que estan decidiendo el curso de la vida de muchos?

Como en todas las profesiones, hay buenos y hay malos, hay corruptos y hay honestos, si. Pero les puedo asegurar que en el lado de los buenos somos unos cuantos, y así como Alberdi, queremos un país mejor.
 
¡Feliz día colegas!
 
 
 
Por Laura Kalerguiz
 
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento