Editorial HI
14/04/2020

La ayuda social de emergencia y la disparidad en su otorgamiento, por Laura Kalerguiz

¿Hay una gran diferencia entre el que cobra $18.000 y el que cobra $17.000?

La ayuda social de emergencia y la disparidad en su otorgamiento, por Laura Kalerguiz
Autor: Laura Kalerguiz
E
stamos en medio de una pandemia mundial sin precedentes y todos los sectores de la sociedad tienen o tendrán en un futuro problemas económicos graves.

Para paliar un poco la situación, el gobierno ha tomado medidas que benefician en principio a los que mas necesitan, cuestión que me parece de suma importancia. Pero quiero destacar algunos números también de importancia.

En el mes de abril, un jubilado que cobra la mínima cobrará un bono de $3.000, o sea percibirá $17.067. Aquel que cobra un bruto de $18.000 no percibirá nada.

¿Hay una gran diferencia entre el que cobra $18.000 y el que cobra $17.000? ¿Es menos pobre?

No. Es igual de pobre y además no va a recibir nada y va a tener que arreglárselas igual que el mes pasado.


¿No es muy finito el límite del bono?
 
Ganar $20.000 en la Argentina de hoy no es ser rico, ni siquiera se cubre la canasta básica.

Ni hablar de aquel que tiene la desgracia de estar enfermo. Se anunció con bombos y platillos la receta electrónica pero, lo cierto es que, los médicos de cabecera no atienden ni contestan el teléfono.
Si los adultos se tienen que quedar en sus casas y el médico no le emite la receta y tienen la suerte de ganar mas de $20.000, ¿ no son acaso mas vulnerables que aquellos que sí recibieron el bono?
 
Por otro lado, tenemos otro grupo muy necesitado: 8 millones de personas cobrarán $10.000 en el mes de abril, monotributistas A y B, y quienes cobran la AUH automáticamente, que dicho sea de paso, este mes se les duplicará. Es decir, cobrarán $6.000 por hijo más los $10.000 de la ayuda social: sumando un total de $16.000.
Casi una jubilación mínima con el bono de $3.000 de este mes.
 
No digo que este grupo no necesite la ayuda de manera extrema, pero ¿no estamos dejando a otro grupo de cerca de 5 millones de personas en desigualdad de condiciones y con las mismas necesidades?
 
¿Por qué siempre pierden los adultos mayores?
 
¿Por qué las medidas nunca alcanzan para ellos? 
 
A esto sumémosle el calvario del viernes pasado en los bancos, el calvario de conseguir la vacuna antigripal, el calvario de vivir con $17.000 que, por cierto, el mes que viene volverán a ser $14.000 ... .
 
Profunda tristeza. Todo me genera una profundísima tristeza.
 
 
Por Laura Kalerguiz
 
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento