Editorial HI
05/11/2019

Quién va a liderar la oposición, por María Belén Aramburu

El rol propio institucional de la oposición se ve principalmente a través del Poder Legislativo.

Quién va a liderar la oposición, por María Belén Aramburu
Autor: María Belén Aramburu
P

or las palabras recientes pronunciadas ante un gabinete ampliado, el presidente Mauricio Macri dejó entrever varias cuestiones. Por un lado, que no se retirará de la política luego de la derrota del 27 de octubre que lo deja fuera de la Casa Rosada a partir del 10 de diciembre. Por otro que la oposición cumplirá su papel con responsabilidad, “una oposición constructiva” afirmó. Y, lo más relevante en cuanto a su rol en esta función y sector político y que quiso dejar bien en claro, es que será el líder de la oposición, o por lo menos se autoproclamó como tal.
 
Si bien estuvieron presentes escuchando las palabras del presidente e incluso pronunciaron sus respectivos discursos Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, son ellos quienes pueden alzarse en una puja por obtener el liderazgo de la oposición. Son ellos quienes combatieron en sendas reuniones con el presidente su preocupación por la influencia e injerencia en la toma de decisiones de gestión y de campaña nacionales y en sus distritos del jefe de Gabinete, Marcos Peña. Todavía se desconoce si fuera del poder que le ha brindado la administración pública, Peña continuará recibiendo de Mauricio Macri la confianza y acercamiento brindados durante su gobierno.
 
Rodríguez Larreta, habiendo obtenido el triunfo en primera vuelta como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, es quien tiene el aval del triunfo en su distrito como para contar con peso propio en la toma de decisiones partidarias. Y, desde su distrito podría aspirar a cargos más ambiciosos para dentro de cuatro años. Quizás la presidencia de la Nación.
 
María Eugenia Vidal, por más que haya perdido la elección en la provincia de Buenos Aires para renovar su mandato, ha tenido siempre un reconocimiento respetuoso en la interna partidaria por haber mantenido su imagen positiva por encima del resto, a pesar de que la crisis a nivel nacional se la llevara a ella también de su cargo repercutiendo en el caudal electoral del distrito. Una mujer joven que llegó a la gobernación de la provincia con mayor número de votantes del padrón electoral del país tiene todavía un largo recorrido a realizar en su carrera política. Seguramente jugará fuerte en la construcción de un presente que le permita ser un trampolín para futuros cargos, incluyendo su posible postulación como candidata a la presidencia aunque no lo pronuncie en voz alta.
 
Se sabe que quienes llevaron adelante dos de los cuatro distritos más importantes del país tienen posturas afines y coincidencias de programa que resaltan la unidad de intereses propios y comunes.
 
¿Cuál va a ser el espacio propio para la oposición, o por lo menos para el principal sector de la oposición?
 
Quienes integraron el espacio que se convirtió en oficialismo en 2015 fueron el PRO principalmente, teniendo como cabeza a quien pasó a ser el presidente de la Nación, Mauricio Macri, parte de la Unión Cívica Radical y el PRO con Lilita Carrió como eje.
 
Sobre la presencia del PRO no habría mucho que comentar porque es la columna vertebral de un frente que a los propósitos electorales y programáticos convergió bajo el nombre de Cambiemos. Fueron otros tiempos, con el desafío de renovar su mandato presidencial y darle continuidad a su gobierno, que el frente pasó a llamarse Juntos por el Cambio, con la misma composición anterior aunque con matices que pasaré a analizar y la incorporación del peronismo con Miguel Ángel Pichetto como candidato a la vicepresidencia.
 
La Unión Cívica a Radical ha jugado un papel muy importante en cuanto a su territorialidad en distritos provinciales y municipales, aunque, también arrastrados por la crisis, vieron mermar su caudal de votos en algunos distritos.
 
Fue Alfredo Cornejo quien detentando el rol de titular de la Convención Nacional de su partido y sin poder renovar su mandato de gobernador en Mendoza por disposición constitucional, dejó a su delfín en el poder ejecutivo y dio un paso más como referente de este espacio en el frente común a todos. Asumirá como diputado nacional en representación de su provincia y estará cerca de la banca del radical Mario Negri quien revalidó su escaño.

Alfredo Cornejo y Gerardo Morales se erigieron en los hombres fuertes de su partido y con mayor influencia en el presidente desde su espacio político. Fue Morales quien antes y después de su triunfo en la provincia de Jujuy, aconsejó integrar al peronismo. Él mismo hizo alusión a su vicegobernador perteneciente a esa fracción.
 
La integración del peronismo, plasmada en el senador Pichetto le sumó un hombre que supo dar los embates más duros y reñidos con el hasta el momento arco opositor, con declaraciones que no podrían ni aunque las pensase, salir de la boca del presidente o de su ámbito cercano. Entre quien apoyó siempre desde su banca en el Congreso al frente oficialista y hasta enfrentando al kirchnerismo del cual formó parte acompañándolo durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y Carrió, fueron los que a capa y espada defendieron las propuestas del gobierno.
 
Pero esa pata peronista no alcanzó para sumar adhesiones provinciales de mandatarios cuya mayoría se inclinó por la candidatura de Alberto Fernández.
 
Todo hace suponer que el actual presidente hará valer el más del 40% de votos que obtuvo en las elecciones generales del 27 de octubre y que acortaron la brecha que lo separaba de su contrincante en las PASO. Le servirá para sostener su pretensión de liderazgo aunque estará por verse si las pugnas internas mellarán su alcance.
 
Serán otros quienes lo enfrenten con su derrota electoral y la crisis económica para restarle poder a sus aspiraciones.
 
Algunos, sobretodo desde el espacio de la Unión Cívica Radical, aseguran la horizontalidad en la toma de decisiones y definiciones del frente. Es otro de los temas por verse. Los radicales que supieron hacer prevalecer sus espacios resaltan por estas horas su peso específico en el frente remarcando la importancia de tenerlos en cuenta en el presente y para planes futuros que, aunque distantes en el tiempo, cuentan con el envión propio de una gestión que se deja pero aún está en marcha pretendiendo renovársela dentro de cuatro años. “El cambio llegó para quedarse” aseguran.
 
La Coalición Cívica seguirá contando con la presencia de Elisa Carrió sin un cargo en la función pública pero con el poder de siempre en su partido y el frente, teniendo a sus soldados batallando en el Congreso y la justicia.
 
El rol propio institucional de la oposición se ve principalmente a través del Poder Legislativo. Es el Congreso en su futura composición, el que verá un Senado con mayoría peronista liderado por quien será vicepresidenta y, por ende, por mandato constitucional, presidenta de esa Cámara, y Diputados con una primera minoría de Juntos por el Cambio forzando al Frente de Todos a actuar a través de un interbloque en su afán de tejer alianzas para llegar al quórum.

 

Por María Belén Aramburu

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento