Editorial HI
22/03/2019

CGT: Entre la marcha y los reclamos de los trabajadores, por María Belén Aramburu

Los duros datos llevaron a la CGT a emitir un comunicado titulado “recuperar el empleo, cuidar a los trabajadores”.

CGT: Entre la marcha y los reclamos de los trabajadores, por María Belén Aramburu
Autor: María Belén Aramburu
L
a marcha finalmente fue ratificada en la reunión de la comisión directiva de la CGT para el 4 de abril.
Sin discursos y con un documento consensuado. Y, por el momento, sin paro.
 
Marcharán los gremios confederados, organizaciones sociales, entidades de las pequeñas y medianas empresas y de la producción.
La CGT, al igual que el resto de las centrales de trabajadores y organizaciones que los nuclean, deberán atender a cuestiones que atañen a sus intereses más inmediatos.
 
Se conoció el número de desempleo de 2018. Este número que se mostró creciente respecto de aquel del año anterior, no sólo significó una disminución de la cantidad de asalariados sino también una precarización del empleo. Hay muchos que están ocupados pero están buscando más trabajo por sus bajos ingresos, algún de ellos subocupados, otros ocupados plenos. Uno de cada tres trabajadores está buscando activamente trabajo o está disponible para trabajar más. Esto significa que hay una mayor presión sobre el mercado laboral.
 
La inflación que se estima, sería para marzo del 3,7% con una proyección del 37% para el año, exige paritarias que alcancen el índice inflacionario para evitar la pérdida de poder adquisitivo, mientras la mayoría de los gremios pretenden que a su vez haya una recomposición de la pérdida de años anteriores, al menos lograr saldar la del 2018.
 
Los duros datos llevaron a la CGT a emitir un comunicado titulado “recuperar el empleo, cuidar a los trabajadores”.
 
Uno de los principales objetivos de la central sindical se centró en en el blanqueo con un reconocimiento de hasta 5 años para los trabajadores informales que tenían alguna relación de dependencia, computándose los años trabajados y un “blanqueo para el empresario”.
Otros objetivos se centran en la Agencia de Tecnología Médica y la “problemática de las obras sociales por el estancamiento del Fondo de Redistribución”.
 
El año electoral y sus vaivenes no son ajenos a los sindicatos que tienen sus propias fracturas. El desprendimiento de los Moyano y quienes los siguieron presentan una línea más dura frente al gobierno, mientras que la conducción cegetista se presenta más afín a un diálogo para la resolución de conflictos.
La medida de forma unificada es la que primó a la hora de tomar decisiones respecto de si la marcha debía estar acompañada por una medida de fuerza contundente como la de un paro. Fue el Frente Sindical para el Modelo Nacional reunido en SMATA el que pretendió anunciar esta medida en forma independiente e inconsulta.
 
Que desde la Plaza Miserere, recorriendo la Avenida Rivadavia para llegar al Congreso, la marcha culmine en las Avenidas de Mayo y 9 de Julio sacó el foco de presión a la Casa de Gobierno cuando los sectores más duros pedían llegar hasta la Plaza de Mayo.
 
Las elecciones estuvieron desde ya presentes en la reunión del consejo directivo de la CGT. Por un lado las internas con la posibilidad de un congreso que pudiese ampliar la base de los sectores que la integran pero que por el momento concentró el poder en un triunvirato que aún sigue vigente. Por el otro, el pedido de unificación del peronismo para ir unidos en las elecciones integrando al kirchnerismo, descartando en palabras de Héctor Daer que haya “dos o tres peronismos”.
 
El 4 de abril pretende ser un día signado por una marcha multitudinaria, “una gran marcha en defensa del trabajo, la producción, la soberanía y la justicia”.
La CGT se encuentra de este modo obligada al igual que otros sectores sindicales a dar respuestas a los trabajadores.
La CGT se encuentra entre la marcha y los reclamos de los trabajadores.
 
 
Por María Belén Aramburu
 
 
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento