Editorial HI
22/02/2019

"El sindicalismo se reorganiza", por María Belén Aramburu

El sector liderado por Pablo Moyano, a través del Frente Sindical para el Modelo Nacional, planea para el martes próximo una audiencia pública en el teatro Astros que, que de manera simbólica, cuente con dirigentes políticos, sindicales y sociales y a los ciudadanos para expresarse contra la política tarifaria del gobierno nacional.

S

e está anunciando un paro para el mes de marzo sin fecha aún definida de parte de la CGT que lideran Hugo y Pablo Moyano. La división de la CGT se hace cada vez más visible en una manifestación de representación de los trabajadores que se inclinaría por una posición más débil o más férrea contra la política económica del gobierno.

Las recientes declaraciones de Hugo Moyano van en consonancia con una línea dura hacia el gobierno en vistas a las próximas elecciones: “Estoy convencido que a este tipo lo echamos en octubre y a través de las urnas”, señaló refiriéndose al presidente Mauricio Macri. “Tenemos que pensar simplemente en prepararnos, porque yo estoy convencido que este señor cuando llegue la elección no existe más...” agregó en tono desafiante. 

En el espacio político del peronismo ya expresó su intención de voto hacia el kirchnerismo asumiendo que, de presentarse a las elecciones Cristina Fernández de Kirchner votaría a la ex presidenta y reivindicó a Roberto Lavagna quien podría presentarse como una tercera alternativa u opción, aún hoy con rumbo incierto, por su cuenta con sectores que trasciendan el PJ como radicales y socialistas o en el ámbito de Alternativa Federal sin intención de ir a las PASO. La profundización de la escisión interna de la CGT quedó evidenciada cuando un sector encabezado por Héctor Daer de Sanidad, Gerardo Martínez de la UOCRA y Andrés Rodriguez de UPCN, acompañados de Julio Piumato de Judiciales, Roberto Fernández de la UTA y otros, se reunieron con las autoridades del Fondo Monetario Internacional que, tras llegar al país y realizar el monitoreo de rigor a nuestro país endeudado con el organismo, mantuvieron encuentros con líderes de la oposición como Juan Manuel Urtubey, Axel Kicillof y Roberto Lavagna, además de con funcionarios gubernamentales. De esta reunión no participaron los Moyano dejando en claro sus pronunciadas diferencias y su desacuerdo con el Fondo Monetario.

El malestar con las medidas adoptadas por el Fondo en nuestro país también se vieron reflejadas en la reunión del sector de la CGT que se hizo presente en la sede de la UOCRA. En el marco de la misma se hizo referencia a los altos índices inflacionarios, su proyección para este año; la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, el cierre de pequeñas y medianas empresas entre otros puntos de conflicto.

Los sindicalistas, al igual que los dirigentes políticos que se habían reunido en los días previos y que habían solicitado una reestructuración de la deuda, pidieron una revisión del acuerdo.  Desde la representación sindical que acudió al encuentro se hizo saber que no se oponen a la reducción del déficit fiscal, pero, agregaron que, con este costo económico y social, gane quien gane las próximas elecciones no está asegurada la gobernabilidad. Roberto Caldarelli, el jefe de la misión del Fondo Monetario en nuestro país, mostrándose a su vez preocupado por la situación económica imperante, aseguró que el organismo financiero no había pedido ninguna reforma laboral porque “un mercado laboral rígido y demasiado flexible también es malo”. Con estas palabras dejó entrever que es el gobierno nacional el que está impulsando una reforma, de la cual, de hecho trascendieron detalles que estarían plasmados en un proyecto de ley que buscaría blanquear trabajadores que están en el sistema informal, a cambio de mejoras impositivas y disminución del monto de multas a pagar por haber tomado empleados que trabajaron en negro.

La reducción del monto de las indemnizaciones sería parte del proyecto, mientras el moyanismo ya ha declarado situaciones de cambio en los convenios colectivos de trabajo que implican flexibilización laboral aumentando horas de trabajo para no tomar más empleados o disminuyéndolas para pagar menos en ambos casos. 

El sector liderado por Pablo Moyano, a través del Frente Sindical para el Modelo Nacional, planea para el martes próximo una audiencia pública en el teatro Astros que, que de manera simbólica, cuente con dirigentes políticos, sindicales y sociales y a los ciudadanos para expresarse contra la política tarifaria del gobierno nacional.

La convocatoria al paro está latente y a punto de concretarse de llegar a un acuerdo en el Comité Central de la CGT. Cuando le pregunté a Juan Carlos Schmidt al respecto se pronunció a favor de un acuerdo entre dirigentes sindicales de la central. Hugo y Pablo Moyano, como caras referentes de las diferencias sostenidas en la central, parecieran buscar una fecha de paro sin consultar previamente al resto de los dirigentes por considerarlos más propensos a concordar con el gobierno y más lejos de la toma de medidas de fuerza. De concretarse una medida de esta naturaleza, la unión o desunión del sindicalismo se verá reflejada en el logro de una cohesión de intereses. Y faltaría saber qué actitud adoptarían los referentes políticos de la oposición.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento