Editorial HI
08/02/2019

Unidad del peronismo: ¿realidad o fantasía?, por María Belén Aramburu

En campaña los candidatos peronistas critican la gestión oficialista, principalmente la vinculada a los temas económicos.

Unidad del peronismo: ¿realidad o fantasía?, por María Belén Aramburu
Autor: María Belén Aramburu
E
n el marco de las próximas elecciones, ¿quiénes integran el peronismo?, ¿qué dirigentes políticos representan a este partido?, ¿quiénes se postulan o postularían como precandidatos?, ¿es parte de la polarización de las elecciones?, ¿es Cristina Fernández de Kirchner?, ¿es la fuerza que pretende presentarse como alternativa a las elecciones polarizadas entre Macri y la ex presidenta?, ¿una tercera fuerza con o sin la senadora?, ¿cómo se ubica en el contexto eleccionario el Partido Justicialista con un Congreso en su puerta?, ¿cuántos candidatos tiene o tendría?, ¿el peronismo va a dirimir candidaturas en las primarias o lo hará de antemano a estas internas abiertas y obligatorias?, ¿Cristina Fernández de Kirchner se va a presentar como precandidata?, de presentarse la ex presidenta, ¿estaría dispuesta a ir a las primarias compitiendo con otros precandidatos?
 
Cuántas preguntas. Cuántas más están quedando en el camino de las incógnitas. Pero no hay respuesta a ninguna de ellas.
 
José Luis Gioja, diputado y presidente del Partido Justicialista hizo referencia a un sueño cuando le pregunté sobre la posibilidad de la unidad del peronismo. Consciente de las dificultades que atraviesa el propio partido que lidera en busca de lograr representatividad de la mayor parte de los sectores que integran este espacio, pretende la aceptación de buscar entre todos una precandidatura presidencial de manera democrática en las PASO.
 
Los que asoman su cabeza con la pretensión de postularse y de alguna manera ingresar en el mapa de las encuestadoras en busca de cifras que los arrimen a una realidad que siendo más tangible les indique posibilidades ciertas y concretas de futuros logros, se presentan con individualidades que no concilian los intereses de todos. En la puja por ser cada uno de ellos “el elegido” o “la elegida”, descartan per se la integración de un bloque compacto que les permita posicionarse de manera contundente en la polarización en torno del caudal de intención de voto de la ex presidenta o de una alternativa a la polarización ya planteada.
 
La tercera alternativa para los votantes podría a su vez convertirse en aquella que en el caso de una segunda vuelta, que por el momento aparece como altamente probable, defina las elecciones hasta con posibilidades de dar vuelta un resultado que hasta el momento aparece como incierto.
Los gobernadores son por estos días vistos como los protagonistas de la escena política al encarar un desdoblamiento de las elecciones nacionales. Hasta ahora la mitad de los distritos del país tienen una fecha aparte. En total suman 12 entre oficialistas y opositores. Todos se quieren asegurar su mandato y, teniendo por ley la posibilidad de hacerlo, no dudan en articularlo. No me estoy refiriendo a la provincia de Buenos Aires ni a Mendoza ya que no se encuentran en el espacio político que estoy analizando.
 
Volviendo a las PASO no imagino un escenario de tantos candidatos como los que están apareciendo disputando su lugar a criterio del escrutinio de la ciudadanía.
 
Ante tantos postulantes aparece la figura del ex Ministro de Economía de Duhalde y primera parte de la gestión de Néstor Kirchner, Roberto Lavagna, que no sólo no quiere ir a las primarias, quien definiéndose como justicialista, abre el espacio del peronismo a la participación de otros sectores como el radicalismo y partidos socialistas. Algo impensado para el resto de los que están en la carrera presidencial.
 
En campaña los candidatos peronistas critican la gestión oficialista, principalmente la vinculada a los temas económicos que más pesan sobre la población, la inflación y las tarifas. Con banderas que los obligan a posicionarse y prometer, se ponen en la mira del electorado.
Si la unidad del peronismo es una realidad o una fantasía, sólo depende de los actores que ahora están en el escenario, a la vista de todos.
 
 
Por María Belén Aramburu
 
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento