Economía
12/11/2018

Jubilados: a la espera de un fallo clave de la Corte

La Secretaría de Seguridad Social confirmó el uso del Ripte para calcular el haber inicial y advirtió que el indicador que emplean en la Justicia, el Isbic, "atenta contra la sustentabilidad del sistema". El máximo tribunal definiría este mes.

Jubilados: a la espera de un fallo clave de la Corte
Autor: Agostina Sosa
L

a Corte Suprema definiría este mes la suerte de unos 150.000 jubilados que reclaman una actualización de haberes en la Justicia. Con un fallo testigo, el "caso Blanco", deberá validar o rechazar el cálculo que realiza la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) para pagar sentencias y actualización de ingresos.

 

El Gobierno, consciente de que la decisión del máximo tribunal puede poner en riesgo las cuentas públicas, salió a marcar la cancha con una resolución oficial.

 

La Resolución es la 1/2018, la primera que en todo el año emitió la Secretaría de Seguridad Social del Ministerio de Salud y Desarrollo Social. "Ratifícase que las remuneraciones con aportes correspondientes a los titulares de beneficios con altas anteriores al 1° de agosto de 2016, a los efectos de los cálculos previstos (...) deben actualizarse conforme al índice aprobado por la Resolución de la Secretaría de Seguridad Social N°6 de fecha 18 de julio de 2016 y la Resolución de ANSES N°56 de fecha 3 de abril de 2018", se lee. En esas normas, ANSES definió usar el Ripte para pagar sentencias por actualización de haberes previas a la sanción de la ley de Reparación Histórica.

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Últimas noticias
El polémico jugador estampó su firma y continuará su carrera en el "Fortín", sin cargo ni opción de compra.
En el marco de la noticia sobre el asesinato de Fernando Báez Sosa por un grupo de rugbiers, la panelista de "LAM" brindó su testimonio de vida.
Se reunieron con el objetivo de diagramar actividades en conjunto ligadas a la paridad de género, la inclusión y la transparencia en el sector público.
El precio de los bienes y servicios que necesita cubrir un hogar para no caer bajo la línea de la pobreza subió menos que la inflación anual.