Sociedad
21/09/2018

#EditorialHi: "Contrarreloj para aprobar el presupuesto 2019", por María Belén Aramburu

#EditorialHi:
Autor: Haceinstantes
E
l gobierno nacional apura los tiempos para la aprobación del proyecto de presupuesto para 2019. Tener una previsión de ingresos y gastos ordena las cuentas. Es conveniente contar con un presupuesto para ejecutarlo durante el año, aunque muchos opositores mantengan la posición de que no se vulnera la institucionalidad ni la gobernabilidad, cuestión que por cierta no descarta la claridad que conlleva cuentas claras de las cuales disponer una vez aprobadas pero a su vez pudiendo ser cuestionadas de no cumplirse. Entre otras cuestiones a considerar la oposición sostiene que el presupuesto sancionado no se cumplió. Y no sólo no se cumplió sino que estuvo muy lejos de sus previsiones de gastos, inflación, endeudamiento y ejecución de partidas. Pero el punto más importante a la hora del tratamiento parlamentario es el ajuste, la inflación y el nivel del tipo de cambio, además del tema impositivo. El ajuste, al menos, por lo bajo, será de $300.000 millones aunque muchos afirman será de $100.000 millones más. Entre Nación y provincias se espera menor recaudación y dificultades para afrontar gastos. La mayoría de los opositores, si bien acompañarán el debate, no están dispuestos a pagar un costo político. Entre ellos, algunos sostienen que aumentar el gasto en pos de generar una rueda que comience a girar para generar producción y aumentar el consumo interno sería lo más satisfactorio para comenzar un año que de por sí se presentará complicado en medio de elecciones presidenciales, legislativas nacionales y distritales. La inflación de este año podría alcanzar desde un 42% a un 50%, por lo que, para aquellos que puedan ajustar sus salarios en el marco de negociaciones paritarias, en el mejor de los casos, en un 25%, verán perder su poder adquisitivo en proporción al aumento de gastos y escasos ingresos, lo cual afectará a los asalariados y población con menos recursos y más vulnerable. Se arrastra también la falta de actualización de los salarios de años pasados, como la de la inflación del 41% de 2016. El mes de septiembre presentó un incremento de precios del 2,3% y 3,3% en la primera y segunda semana. Podría llegar al terminar el período en el 7%, aunque algunos estiman el 8%. El mayor incremento, como vienen resaltando los últimos IPC es el rubro de alimentos y bebidas. En esta ocasión ya alcanzó el 6%. Para el año próximo se calcula una inflación del 23% según cálculos del proyecto de presupuesto que está presentando el Poder Ejecutivo en el Congreso. El tipo de cambio con sus variaciones genera inestabilidad. Y arrastra a la inflación. El dólar debería estar por detrás de la inflación para que ésta no se desborde. El gobierno está negociando con el Fondo Monetario Internacional una mayor intervención del Banco Central en el mercado de cambios para evitar que el dólar se le dispare, luego del acuerdo de una flotación libre. Trascendió que una banda de flotación con un piso y techo acordes con las expectativas inflacionarias sería uno de los puntos acordados con el organismo financiero internacional para fijar un máximo de $40 que se alcanzaría si la autoridad monetaria puede intervenir y tener reservas para hacerlo. De encontrar en el tipo de cambio un equilibrio, se podría tener una proyección que trascienda el corto plazo. Al menos hubo un buen indicio cuando ingresaron dólares para comprar letras en pesos. Evitar la fuga de capitales merece un capítulo para ser atendido. Se gastan más dólares de los que se ingresan. El tema impositivo es importante, sobretodo el ítem de impuesto a las ganancias que está lejos de ser eliminado, impuesto al cheque que al menos no va aumentar en porcentaje e ingresos brutos que afecta principalmente a las provincias en cuanto a su recaudación y años municipios de considerarse su reducción.Por María Belén Aramburu
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Facebook
El número total de fallecidos por el virus ascendió a 39.632 y son 1.459.832 las personas que resultaron infectadas, en todo el país.