Sociedad
09/02/2018

#EditorialHi: "Gremios vs Gobierno", por María Belén Aramburu

#EditorialHi:
Autor: Haceinstantes
L
a suspicacia a la que me llevan los acontecimientos de estos días podría llevarme a poner el título de la nota de manera invertida o con signos de pregunta dejando abierta así la duda sobre quién es quién en este nuevo round cuando, comenzado el año, y con un vislumbramiento de expectativa inflacionaria mayor a la presupuestada y a la planteada en paritarias, cuando las hay, plantea el interrogante de quién y cómo se empieza y termina, si es que tiene fin, esta pelea. Fin podría no tener convengamos. Pero alguna definición debe tener en algún momento.Comenzó el año y se está evaluando un índice inflacionario del 25% anual. Para el mes de febrero, sin ir más lejos, el piso sería del 2%, pudiendo llegar a ubicarse en el 2,5%. Podría llegar a sumar un 6% para el primer trimestre, cifra comparable a la alcanzada durante el primer trimestre del año anterior. Estos números son un pésimo indicador para un gobierno que pretende bajar la inflación y ha puesto su atención en este eje como una de sus banderas primordiales.Comenzó el año y las negociaciones paritarias, cuando las hay reitero, no llegan a buen puerto. El gobierno pretende tengan un techo o piso, como a cada uno le convenga llamarlo, del 15% sin cláusula gatillo. Los gremios rechazan este porcentaje y, aún más, sin la cláusula que les permitiría adecuar su salario a una suba inflacionaria mayor a la acordada como en otras oportunidades.Comenzó el año y todavía no hay acuerdo con los docentes. Cuando los entrevisto tengo la sensación de que la situación está en las mismas condiciones que las del año pasado cuando empezó el año. El gobierno por decreto dispuso que no haya paritaria nacional y, en la reunión a la que fueron convocados los gremios, se hablaron de temas varios, salvo, del salario. Sin convocatoria a paritarias, ya que sin plantear una oferta no hay posibilidad de respuesta ni negociación, peligra, por el momento el comienzo de clases. Historia que se repite. Pero esta vez con el condimento de que no hay rechazo a lo que no se ofrece. Baradel, por su parte, adelantó que no aceptaría una propuesta de aumento del 15%. Pero tampoco lo llamaron. En la Ciudad de Buenos Aires tampoco fueron convocados. Y la Ctera impugnó la reunión en el Ministerio de Educación. Los gremios y el gobierno, y si quieren, aumentando la suspicacia, viceversa, están, otra vez, frente a frente.Comenzó el año, y con él las movilizaciones. Adelantándose a la de la CGT dispuesta para el 21 de febrero, la CTA anunció un paro nacional para el próximo jueves, 15 de febrero, en el que ATE dirá presente. Habrá caravanas por todo el país y un acto en Plaza de Mayo. El objetivo, según manifestaron, será repudiar el ajuste, los despidos del Estado en la Administración Pública, los tarifazos, la reforma laboral previsional, en la salud y educación, impulsadas por el gobierno nacional, sumando como blanco de críticas al gobierno provincial. El lema será el mismo que llevará la CGT. El repudio a las medidas económicas. La lucha es la misma. El enfrentamiento con el gobierno es el mismo. La diferencia radica en quién convoca. Camioneros lo hizo para, en el marco de una reunión del Consejo Directivo, fijar una posición. Se reunieron antes pero la fecha de la CTA, establecida posteriormente, se le adelantó en la protesta. Es que no todos giran alrededor de Moyano. No todos adhieren a quien está cuestionado e imputado por la justicia. Las divisiones se ven por fuera y por dentro. Algunos prefieren no hablar de ruptura pero el quiebre se vio cuando el Triunvirato no fue tal con la ausencia de Daer. Por su parte, los llamados "Gordos" e "Independientes", no se movilizarán. Y algunos quieren correrse del eje Moyano-Macri o viceversa. Los docentes, sin propuestas ni acuerdos salariales, se sumarán, en su mayoría, a las huestes de Camioneros. Sin el transporte, ya que no cuenta con adhesión de la UTA, la marcha se ve diezmada.Los dirigentes gremiales consultados afirman que las bases entienden muy claramente su oposición a la actual política económica implementada por el gobierno nacional. Que el tema de responder o no al vértice de la pirámide es algo que debe definirse pero está más allá de los planteos de fondo.Comenzó el año y el sindicalismo busca reagruparse y definir sus autoridades legales y legítimas.Comenzó el año y los gremios se enfrentan al gobierno.El gobierno se muestra intransigente hasta el momento. Sigue considerándose fuerte luego del resultado de las últimas elecciones. Comenzó el año y con él la lectura que se hará de los próximos paros y movilizaciones. La lectura es de ambas partes. Y, como siempre, vendrá la más importante, la de la sociedad que evalúa y actúa en consecuencia. Sin perder pisada a los actores políticos y sindicales y buscando su propia huella en el camino.Por María Belén Aramburu
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter
Seguinos en Facebook