Sociedad
27/09/2013

Daniel Vila "Lanata no es verosímil"

Daniel Vila
Autor: usuario
L
uego de varios intentos por compromisos personales e incompatibilidad de horarios, el empresario de medios Daniel Vila accede sin rodeos a la entrevista con 3Días. Es uno de los directivos del canal América y Radio la Red y accionista y presidente de otras empresas. Oriundo de la provincia de Mendoza, acusa tener 60 años recién cumplidos y estar atravesando uno de los mejores momentos de su vida. Padre de seis hijos, Lola, la más mimada, acaba de cumplir un año. Es fruto de su relación con la modelo y conductora Pamela David, quien conduce diariamente el programa Desayuno Americano por la pantalla de su propio canal. "Estoy viviendo una etapa de felicidad absoluta, mi estado actual es ‘enamorado’, disfruto de cosas en las que antes no reparaba y me gusta acompañar a Pamela en todos sus emprendimientos", afirma el empresario, mientras convida con café, busca una posición cómoda en el sillón de su oficina de la calle Fitz Roy y pide disculpas por haberse demorado apenas ocho minutos habiendo salido con tiempo de sobra."La Ciudad es un gran caos y la gestión de Mauricio Macri no ha colaborado en ordenar el problema central, que es el tránsito. No hay conciencia ni respeto en el tránsito con los argentinos y mucho menos el porteño. No veo una acción o una actitud activa por parte del gobierno de la Ciudad en ese sentido. La obra del Metrobus no me parece efectiva, no soy experto, pero creo que se podría haber resuelto el tema del transporte de otra manera. Lo que que se hizo en la 9 de Julio me parece una barbaridad. Creo que se quitaron vías de acceso, de circulación en una avenida muy importante, había otras maneras de resolver el problema del transporte público y creo que tiene que ver con un tema cultural.n ¿Qué opinión tiene respecto de los reiterados hechos de inseguridad en Capital y Gran Buenos Aires?- La seguridad no es lo que yo piense, es un reclamo constante de toda la ciudadanía, es uno de los temas más preocupantes, al igual que la situación económica. No es un tema nuevo, se viene agravando día a día sin miras de solución, sin que haya en esto una política activa por parte del Estado o por las distintas fuerzas de seguridad para tratar de resolverlo y no es un problema de Buenos Aires, es un problema del país. Las leyes son malas y no se aplican y el mensaje que se les baja a las fuerzas de seguridad, la policía, es un mensaje contradictorio, porque mandar a preservar en un país tan inseguro la vida de los ciudadanos a una policía que, por ejemplo, en determinadas circunstancias no está autorizada a ir armada, me parece tremendo. No hay un mensaje claro de cómo es el sistema de garantía, de cómo queremos vivir en este país.n Qué América se venga posicionando en el tercer puesto respecto de Canal 13 y Telefe, ¿tiene que ver con la gestión de Liliana Parodi como gerente de programación del canal?- No le doy mucha importancia a las mediciones de Ibope, porque siempre he sostenido que no es una medición que esté apoyada en bases creíbles. Cuando vos ponés 800 people meter en una ciudad donde hay muchos habitantes, la muestra difícilmente pueda ser fidedigna, por lo tanto, separo el ráting de la gestión de Liliana Parodi, que de hecho es muy buena. Ella le ha dado coherencia a la pantalla del canal, hemos podido poner al aire programas con artistas propios del canal, con éxito y los resultados son altamente satisfactorios.n ¿Ve el programa de Jorge Lanata?- Noooo...n ¿Por qué?- Porque no le creo al personaje, creo que es una persona capaz de tomar lo que todos sabemos o lo que está en Internet y vestirlo de forma tal que no solamente genera daño sino que no es creíble. Monta un show periodístico, no es verosímil, lo cual no quiere decir que los argentinos no supongamos que las cosas que dice sean ciertas... pero de suponer a decir que algo sucedió hay una gran distancia, y él lo que hace todo el tiempo es decir: "Tengo pruebas de", y la verdad no las tiene. Dice lo que todos queremos saber pero no lo muestra porque no lo tiene.n ¿Un poco mito y un poco realidad, dice?- Efectivamente, pero el problema es que él no nos termina de ayudar a esclarecer cuál de las dos es realidad y esa debería ser su labor periodística. Un tipo que tiene los niveles de audiencia que tiene Jorge Lanata debería hacer un trabajo más serio y responsable periodísticamente hablando. Tampoco veo 678 ni Bajada de Línea. n ¡Dígame que cada tanto ve a Luis Majul en La Cornisa!- Sí, sí, a Majul lo veo (contesta entre risas).n ¿Cuál es su mirada sobre los reiterados hechos lamentables en estadios de fútbol?- El fútbol está en estado terminal, postrado por un gran deterioro y corrupción. No hay voluntad de cambio y le va a costar mucho salir adelante. En cuanto a cómo son las transmisiones de los partidos, no me preocupa demasiado porque creo que hay cosas mucho más graves.n ¿Cuál es el problema concreto que hay entre la producción del programa de Mirtha Legrand y el Canal, que ha bajado algunos invitados a último momento en las primeras emisiones?- Por ahí la gente que trabajó en el Canal no fue la misma que le consiguió el contrato, entonces esa producción no conocía bien el acuerdo y que por supuesto tenía escritas condiciones económicas y artísticas. Quizás las desinteligencias de los primeros programas hicieron que no se mirara lo que se había convenido con lo que se hacía.n ¿Por qué se “desinvitó” a Adrián Suar, gerente de programación de Canal 13?- La señora Mirtha Legrand no conocía las cláusulas a las que hice referencia y el Canal decidió que no era conveniente invitar al gerente de programación de la competencia, que además es el vocero de Magnetto. No estamos en buenas relaciones y como si fuera poco, le querían hacer un homenaje.n ¿Cómo cree que nos ven a los argentinos en el exterior?- Como lo que somos hoy: un papelón.n ¿Por qué cree que somos un papelón?- Porque aún no logramos encontrar nuestra identidad, nuestro ser nacional no lo hemos descubierto, estamos en permanente conflicto. En los '90 bebíamos pizza con champagne, y hoy somos todos defensores de los derechos humanos. No hemos encontrado el rumbo.n ¿Y de qué depende que mejore la imagen de los argentinos para tener otra mirada?- De nosotros mismos, de que algún día maduremos como país. Podemos tomar el ejemplo de países cercanos como Chile, Uruguay, Colombia, México, y no es que éstos no hayan tenido problemas. Colombia ha sufrido problemas severos, al punto de la guerra civil fruto del narcotráfico y, sin embargo, ha salido de ese proceso. Un país pequeño, limitado geográficamente con carencias en su actividad primaria, industrial y de explotación agraria como es Chile ha logrado tener coherencia a lo largo de los años y hoy es un país que funciona y la gente se maneja con libertad, con respeto. Sin embargo, la Argentina corriendo con más ventaja no logra alcanzar esa madurez.n ¿Qué cosas le preocupan?- Me preocupa la polarización en la que nos han metido. Sos amigo o enemigo, sos blanco o negro, sos kirchnerista o antikirchnerista. Eso es dañino y nos ha causado un retroceso como país de aproximadamente cuarenta años.n ¿Con qué época histórica lo compara?- Creo que es un equivalente al momento de la vuelta de Juan Domingo Perón a la Argentina en la década del 70. Todo lo que los montoneros hicieron en aquel momento atentando contra la democracia.n ¿Qué opina de la Ley de Medios?- En 2009, cuando se debatía la ley, dije que esa norma no serviría y que quienes la habían elaborado no sabían nada del tema. Estaban cargados de ideología y tenían cero conocimiento. Se cumplirán cuatro años de su sanción, y la realidad ha demostrado que nada ha cambiado para bien en la comunicación. Por el contrario, el desorden es enorme y al único que la ley no lo ha tocado es al Grupo Clarín, que sigue siendo hegemónico en gran parte de la industria y monopólico en la más rentable, como es la televisión por cable. Estoy convencido de que hay sectores del Gobierno que juegan a proteger a Clarín. Por supuesto que no es la Presidenta, quien tienen la firme decisión de darles batalla. Lástima que algunos de sus funcionarios más cercanos no la acompañan en este camino.n ¿Cree que hay libertad de expresión?- Más que libertad de expresión, creo que hay libertinaje. Hoy la sociedad argentina presencia como el Gobierno y Clarín juegan a destrozarse mediáticamente. Eso ha hecho que se pierda la esencia del periodismo. En nombre de sus intereses, ambos bandos en pugna se dicen cualquier cosa. Poco importa si es verdad. Sólo les interesa que parezca cierto. Esa forma de hacer periodismo derrama y contagia al resto en forma negativa. Es tan nocivo para nuestra actividad que en la televisión pública se destroce a quien no piensa igual que el kirchnerismo, como Canal 13 haciendo un informe trucho sobre las Seychelles. Eso no es libertad de expresión. Es libertinaje de expresión o para decirlo mejor, son operaciones mediáticas.n ¿Le parece bien el anuncio de Martín Insaurralde respecto de proponer bajar la edad de imputabilidad de los menores para intentar frenar la inseguridad?- Me parece bien, pero es una propuesta aislada para combatir el mayor problema que tiene nuestro país: la inseguridad. Suena más a un anuncio de campaña que a un proyecto integral de mediano plazo para resolver el tema.n ¿Cómo califica el conflicto entre LAN y el Gobierno?- Lo calificaría como una decisión insólita del Gobierno (N de R: se refiere a la pretensión del Gobierno de que la empresa chilena dejara de operar en Aeroparque, frenada luego por la Justicia), que lejos de beneficiar a los usuarios del transporte aéreo, nos hace sentir avergonzados a los argentinos. Un papelón. Cronista.com
En esta nota:
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Facebook
Últimas noticias
El capitán y emblema del ciclo que lideró Marcelo Gallardo jugará su último partido como local antes de retirarse.
El francés Théo Pourchaire y el brasileño Enzo Fittipaldi fueron hospitalizados este domingo tras accidentarse en la salida del GP de Arabia Saudita de Fórmula 2.
Una mujer arribada de Sudáfrica fue recientemente diagnosticada con la variante Ómicron en Rió Grande del Sur, Brasil, en la frontera con Argentina.